1 de julio de 2016

Nueva técnica para controlar los mosquitos 'Aedes'

Nueva técnica para controlar los mosquitos 'Aedes'
HOSPITAL MESA DEL CASTILLO

MADRID, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los mosquitos 'Aedes aegypti' transmiten los virus del dengue, el chikungunya, y Zika. Un estudio publicado en 'Plos NTDs' informa de una nueva técnica que podría hacer que un enfoque para controlar los mosquitos --con ayuda de la bacteria Wolbachia pare reducir la capacidad de los mosquitos que transmiten patógenos virales_ sea un conjunto mucho más fácil y más barato de implementar y evaluar.

Wolbachia infecta de forma natural muchas especies de insectos, pero no los mosquitos 'Aedes aegypti', pero se puede introducir la bacteria en la población de Aedes, donde posteriormente se difunde a medida que las madres la pasan a la descendencia. Incluso, cepas de Wolbachia benignas, que aparentemente coexisten pacíficamente con sus anfitriones 'Aedes', pueden bloquear el crecimiento de virus, incluyendo el dengue y Zika, en los mosquitos.

Un enfoque diferente utiliza cepas de Wolbachia más dañinas que se han demostrado que reducen la salud de los mosquitos infectados. Esto reduce la población de mosquitos, al mismo tiempo que bloquea la replicación del virus. Ambos enfoques requieren un control cuidadoso de la propagación de la bacteria Wolbachia en la población de mosquitos silvestres. Las técnicas moleculares pueden detectar de manera fiable el ADN de Wolbachia en extractos de mosquitos cuidadosamente preparados, pero son complicadas y costosas.

La espectroscopia del infrarrojo cercano (NIRS, por sus siglas en inglés) es un método rápido y no destructivo para determinar las propiedades químicas de diversas muestras que tiene muchas aplicaciones en la ciencia y la medicina. Arroja luz una longitud de onda específica en la muestra y detecta un espectro característico de la luz reflejada.

La tecnología había sido aplicada con éxito para discriminar la edad y las especies de mosquitos que transmiten la malaria en África y para detectar la bacteria Wolbachia en moscas de la fruta. En este estudio, Maggy Sikulu-Lord, de Instituto de Investigación Médica QIMR Berghofer en Brisbane, Australia, y sus colegas examinaron la posibilidad de utilizar NIRS como una técnica de alto rendimiento para detectar la presencia o ausencia de Wolbachia en 'Ae. Aegypti' masculino y femenino.

Los investigadores comenzaron aplicando NIRS a mosquitos machos o hembras que se sabía que estaban libres de Wolbachia o que habían sido infectados con una cepa de Wolbachia benigna (llamada wMel) o una más agresiva (wMelPop). En base a ello, desarrollaron modelos de predicción para analizar mosquitos con estado de infección desconocido.

UNA PRECISIÓN DE CASI EL CIEN POR CIEN

Mediante el uso de modelos calibrados, los científicos aplicaron entonces NIRS a una mezcla aleatoria de mosquitos y comprobaron los resultados frente a pruebas de validación usando extractos de mosquitos para la detección molecular de ADN específico de la cepa de Wolbachia con el fin de determinar la precisión.

Sobre la base de alrededor de 300 muestras cada una, los autores encontraron que los machos y las hembras infectados con wMelPop se diferenciaron de los mosquitos no infectados con una precisión promedio del 96 y 87,5 por ciento, respectivamente.

Del mismo modo, NIRS diferenció entre hembras con wMel y no infectadas con una precisión media del 92 por ciento, mientras que los machos infectados se diferenciaron de los no infectados con una precisión del 88,5 por ciento. NIRS también fue capaz de distinguir entre las dos cepas de Wolbachia diferentes con una precisión de 96,6 por ciento en hembras y 84,5 por ciento en los machos.

La precisión consistentemente mayor en las hembras, según especulan los investigadores, puede deberse a las mayores cantidades de Wolbachia en las mujeres infectadas (entre otros tejidos, las bacterias se encuentran en los ovarios) frente a los machos.

Los investigadores analizaron mosquitos de diferentes edades, pero todos ellos fueron criados en el laboratorio bajo condiciones similares. Probablemente, los mosquitos en la naturaleza son más diversos y esto podría afectar a los resultados de NIRS. Por lo tanto, los autores reconocen que "los modelos desarrollados durante este estudio requieren una validación adicional usando colecciones de campo".

Sin embargo, dicen que sus resultados "muestran que NIRS puede tener un verdadero potencial como un método alternativo a las técnicas moleculares para seguir la incidencia de Wolbachia en los mosquitos", y sugieren que "esta herramienta de vigilancia rápida, sencilla y rentable es adecuada para zonas de escasos recursos".