24 de febrero de 2014

Una nueva combinación terapéutica puede cambiar el tratamiento del cáncer de cérvix avanzado

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

Científicos del Centro del Cáncer de la Universidad de Arizona y el St. Joseph's Hospital en Phoenix, en Estados Unidos, han descubierto una nueva combinación terapéutica que puede cambiar el tratamiento del cáncer de cérvix o cuello de útero más avanzado, según los resultados publicados en la revista 'New England Journal of Medicine'.

En concreto, han visto que el uso combinado de la quimioterapia y el antiangiogénico bevacizumab, fármaco comercializado por Roche como 'Avastin', puede hacer que estas mujeres vivan cerca de cuatro meses más que quienes únicamente reciban quimioterapia (17 meses de media después del diagnóstico, frente a 13,3 meses).

"Esta investigación demuestra que hay nuevas opciones para los pacientes con cáncer de cuello de útero metastásico", ha reconocido Bradley Monk, que preside el Comité de Oncología Ginecológica del Instituto Nacional del Cáncer.

La investigación se realizó entre abril de 2009 y enero de 2012 y en total participaron 452 mujeres de Estados Unidos y España. Durante el ensayo clínico, los pacientes fueron asignados al azar a recibir únicamente quimioterapia o a combinarla con esta terapia biológica, que ya está aprobada para poder usarse en otros tumores.

Actualmente se registran en Estados Unidos unos 12.000 casos de cáncer de cérvix, pero con el aumento del uso de las vacunas contra el virus del papiloma humano (VPH), principal responsable de estos tumores, está previsto que su incidencia comience a bajar.

Sin embargo, en aquellas poblaciones más vulnerables que no tienen acceso a estos avances, estos tumores siguen siendo un problema grave, con 500.000 nuevos casos y cerca de 25.000 muertes anuales.

"Hay una gran necesidad médica no resuelta de tratamientos activos contra el cáncer de cuello uterino", admite Monk, quien confía en que los resultados de este estudio sean un "importante paso adelante". De hecho, apunta que añadir bevacizumab a un tratamiento de primera línea, en lugar de reservarlo para los casos de recidiva, hará que estos tumores sean "más curables".

Para leer más