27 de junio de 2016

¿Qué nos hace ser agradables o desagradables?

¿Qué nos hace ser agradables o desagradables?
GETTY//ALPHASPIRIT

MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de Exeter, en Reino Unido, han contribuido al desarrollo de un modelo matemático innovador para explorar por qué algunos individuos evolucionan para ser genéticamente agradables mientras otros permanecen desagradables.

El doctor Sasha Dall, profesor titular de Ecología Matemática en Exeter, y un equipo de colegas internacionales han diseñado un nuevo marco matemático para examinar el comportamiento social en una gama de especies distintas que ayudará a avanzar en los conocimientos de la evolución de la sociabilidad.

La teoría de la selección de parentesco ha permitido durante algún tiempo a los biólogos explicar por qué algunos animales y otros organismos adoptan un comportamiento altruista, a su propio costo, por ejemplo, en beneficio de sus abejas obreras parientes, dejando de lado sus vidas para promover el bienestar de su madre, la Reina.

Pero hasta ahora los científicos no habían sido capaces de explicar el papel del polimorfismo genético, o por qué algunos individuos parecen estar genéticamente programados para ayudar a otros, a pesar de que viven al lado de otros que tienen a explotar su generosidad.

Mediante el uso de microbios que viven en colonias como fuente de inspiración para explorar por qué algunas personas son por naturaleza generosas y otras no tanto, los investigadores produjeron un modelo innovador de la evolución social que les permita comprender hasta qué punto es probable que influya el condicionamiento o el medio ambiente circundante.

Estos expertos encontraron que el comportamiento de los individuos a menudo puede evolucionar para ser determinado por un conjunto de tendencias genéticas heredadas que predicen con precisión las relaciones sociales, incluyendo su posible relación con otros miembros de su comunidad y su entorno en lugar de en respuesta directa a lo que sienten o experimentan.

ESPECIES CON INSTRUCCIONES HEREDADAS SOBRE QUÉ HACER

Dall, un coautor del artículo sobre el trabajo que se publica en 'Plos Computational Biology', subraya: "Como seres humanos, nuestros comportamientos son flexibles y fundamentan lo que estamos destinados a hacer en lo que vemos después de procesar la información acerca de nuestro mundo".

"Sin embargo, algunas especies se basan en instrucciones heredadas sobre qué hacer, de manera que los individuos se comportan de manera diferente según con qué variantes genéticas específicas nacen. Hemos sido capaces de demostrar cómo se puede llegar a una situación en la que se termina con distintos niveles de amabilidad genética que coexisten dentro de las poblaciones", añade.

El autor principal, el profesor Olof Leimar, de la Universidad de Estocolmo, en Suecia, apunta: "La teoría de la evolución social no ha abordado anteriormente el polimorfismo genético. Hemos desarrollado un modelo que nos permite explorar esto dentro de un marco general junto a otras influencias conductuales. Nuestra esperanza y objetivo es trabajar más en este área para poner a prueba nuestro modelo experimental".