No desconectar del trabajo en verano produce más estrés que un atasco en hora punta

No desconectar del trabajo en verano produce más estrés que un atasco en hora punta
31 de julio de 2018 GETTY - ARCHIVO

MADRID, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

El doctor Héctor Galván Flores, director clínico del Instituto Madrid de Psicología y miembro de Top Doctors.es, ha señalado que atender una llamada, correo electrónico o mensaje de trabajo fuera de horario laboral puede producir más estrés que practicar actividades de riesgo como 'puenting', discutir con la pareja o estar inmerso en un atasco de hora punta.

Así lo asegura citando a diversos estudios, como 'Science of the Moment', realizado por el neuropsicólogo británico David Lewis para lastminute.com y Mindlab International, en el que se analizan las diferentes fuentes de estrés. Además, otro estudio realizado por Adecco señala que hasta un 35 por ciento de los trabajadores no consigue despejar su mente durante las vacaciones estivales, frente al 65 por ciento que sí logra olvidar sus tareas y funciones completamente.

"Determinadas personas presentan mayores dificultades para desconectar debido a factores como las ambiciones personales, el exceso de responsabilidad, la cultura de la empresa, el cargo o las cargas que tenga cada uno. Sin embargo, encadenar largos periodos de rutina sin descanso, puede provocar que elevemos nuestros niveles de ansiedad y estrés. Y adiós a disfrutar nuestras vacaciones", explica este experto.

Para el doctor, la tecnología es "el principal enemigo del descanso vacacional", ya que "querer estar constantemente informados y en contacto con las personas para no perderse nada incrementa la dependencia al uso de los dispositivos móviles, impidiendo despejar la mente de la rutina". "Meter dispositivos tecnológicos en la maleta puede generarnos la presión de tener que estar a alerta y obligarnos a responder a cualquier mensaje o llamada, en cualquier horario y en cualquier lugar, cuando realmente no es necesario, ni te aporta nada en ese momento", detalla.

Por eso, recomienda que durante las vacaciones lo único en lo que hay centrar la mente es "en uno mismo". "El temor a las represalias, a perder el puesto, a no saber qué te vas a encontrar cuando vuelvas, esa incertidumbre es la que nos provoca miedos. Sin embargo, el equilibrio, la conciliación y el respeto por nuestro tiempo y descanso deben ser una prioridad durante las vacaciones. Por salud", añade.

Así, recomienda estar apartado del entorno laboral como mínimo 15 días, aunque puntualiza que la cantidad necesaria "varía según la forma de ser y capacidad de la persona".

"Encadenar sin pausa periodos largos de trabajo hace que acumulemos cierta sensación de ansiedad o estrés. A corto plazo, aparecerán síntomas de preocupación constante, irritabilidad y problemas de insomnio. A largo plazo, nuestro cuerpo dirá basta y surgirán complicaciones mayores como el aumento de peso, problemas cardiovasculares, pérdida de defensas o la aparición de trastornos como la depresión", asegura el doctor.

Por último, argumenta que es aconsejable diseñar unas vacaciones que ayuden a despejar la mente, mediante la elección de un destino o la realización de actividades que consigan captar atención, como por ejemplo realizar actividades físicas, visitar monumentos y rincones desconocidos o disfrutar de tiempo con familiares y amigos.