16 de julio de 2015

Los niños con trastornos psiquiátricos tienen mayores problemas de adultos

   MADRID, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Los niños con trastornos psiquiátricos son más propensos a tener problemas de salud, legales, financieros y sociales de adultos, incluso si sus enfermedades psiquiátricas no persisten, según concluye un artículo publicado en la edición digital de 'JAMA Psychiatry'.

   Los trastornos neuropsiquiátricos en los jóvenes de entre 10 y 24 años son la principal causa de carga de enfermedad a nivel mundial. A diferencia de muchos problemas de salud físicos crónicos, la mayoría de los trastornos psiquiátricos no son diagnosticados por primera vez en la infancia, lo que permite que el problema afecte durante toda la vida de una persona. La gran mayoría de esta carga de enfermedad se debe a los trastornos emocionales y de conducta más comunes.

   William E. Copeland, del Centro Médico de la Universidad de Duke, en Durham, Carolina del Norte, Estados Unidos, y coautores informan sobre cómo estos trastornos psiquiátricos comunes de la infancia pueden afectar a resultados funcionales adversos durante la transición a la edad adulta.

   Los autores analizaron a 1.420 personas de 11 condados predominantemente rurales de Carolina del Norte que fueron evaluados seis veces durante la infancia (de 9 a 16 años de edad) para diagnósticos psiquiátricos comunes y problemas psiquiátricos subliminales, que son los que no cumplen todos los criterios diagnósticos.

   Se evaluó a un total de 1.273 participantes tres veces durante la edad adulta joven (entre 19 y 26 años de edad) sobre los resultados adversos relacionados con la salud, el sistema legal, las finanzas personales y el funcionamiento social.

   De los 1.420 participantes, el 26,2 por ciento cumplió con los criterios para un trastorno del comportamiento o emocional común en algún momento de la infancia o la adolescencia; el 31 por ciento presentó problemas psiquiátricos subliminales y el 42,7 por ciento nunca cumplió con los criterios de trastorno o depresión subumbral.

   Entre los participantes que nunca han tenido un trastorno o síntomas psiquiátricos de deterioro subumbral en la infancia, el 19,9 por ciento informó de un resultado adverso en la edad adulta, lo que sugiere que esto no fue una experiencia rara. En comparación, el 41,5 por ciento de los involucrados que tuvieron problemas subumbrales en la infancia y el 59,5 por ciento de los participantes que sufrieron un trastorno psiquiátrico infantil informaron de resultados adversos cuando eran adultos.

SEIS VECES MÁS PROBABILIDADES

   Los participantes con un trastorno de la infancia tenían seis veces más de probabilidades de por lo menos un resultado adverso cuando fueron adultos en comparación con aquellos participantes sin antecedentes de problemas psiquiátricos y nueve veces más probabilidades de sufrir dos resultados o más adversos, según las conclusiones de este trabajo.

   El estudio señala que este riesgo no se limitaba a aquellos participantes que tenían diagnósticos psiquiátricos en la infancia. Los que sufrieron problemas subumbrales presentaban tres veces más de probabilidades de resultados adversos cuando fueron adultos y cinco veces más de posibilidades de registrar entre dos o más resultados negativos.

   Los participantes con trastornos psiquiátricos durante la infancia y las personas con problemas subumbrales en la infancia componen cerca del 80 por ciento de los participantes con resultados adversos cuando se hacen adultos y cerca de 90 por ciento de los participantes con dos o más resultados negativos en la edad adulta, según las conclusiones.

   Los autores señalan que no se pueden sacar conclusiones de esta investigación sobre los efectos causales y que la población de estudio no es representativa de la población estadounidense.