18 de enero de 2019

Los niños bilingües no tienen mejores habilidades para seguir instrucciones o afrontar tareas, según estudio

Los niños bilingües no tienen mejores habilidades para seguir instrucciones o afrontar tareas, según estudio
GETTY//XIXINXING - ARCHIVO

MADRID, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los niños bilingües no tienen más ventajas que los niños que hablan una sola lengua en lo que respecta a la función ejecutiva, que incluye recordar instrucciones, controlar sus respuestas y cambiar rápidamente de tareas, según ha concluido un nuevo estudio publicado en la revista 'Plos One'.

"La investigación de las funciones ejecutivas es importante porque tienen una aplicación directa al éxito en situaciones tanto de la vida real como académicas", explica una de las autoras del estudio, Julia Jaekel, de la Universidad de Tennessee en Knoxville (Estados Unidos).

Para su investigación, los científicos utilizaron una prueba de ordenador para comparar la función ejecutiva de dos grupos de niños entre las edades de cinco y 15 años que viven en la región del Ruhr alemán. El primer grupo estaba formado por 242 niños que hablaban turco y alemán, y el otro grupo estaba formado por 95 niños que solo hablaban alemán.

La prueba midió el tiempo que tardaron los niños bilingües y monolingües para responder correctamente a los problemas y estímulos informáticos. Los resultados no mostraron diferencias en las funciones ejecutivas de los dos grupos.

Los investigadores también consideraron el tamaño del vocabulario de los niños en alemán y turco y la exposición a ambos idiomas, factores por los cuales se había criticado la falta de estudios anteriores sobre el tema.

"¿Significa esto que no tiene valor hablar más de un idioma? No exactamente. Aunque los niños bilingües no tienen ventajas en el apartado estudiado que los niños monolingües, hablar otro idioma puede proporcionar otras oportunidades sociales en el camino. Sin embargo, es importante continuar la investigación sobre este tema para que los padres, educadores y los políticos no prometan demasiado sobre los beneficios de hablar un segundo idioma", concluye Nils Jaekel, otro de los científicos.