3 de marzo de 2015

Un fuerte traumatismo como el de Alonso puede provocar una pequeña amnesia

Un fuerte traumatismo como el de Alonso puede provocar una pequeña amnesia
TWITTER

MADRID, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

Tras un fuerte traumatismo es normal que se pueda producir una pequeña amnesia, la cual provoca el olvido de los acontecimientos más cercanos, confusión e incluso que se pueda tener lagunas de memoria, según ha explicado el neurólogo José Manuel Moltó, vocal de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

El piloto español Fernando Alonso (McLaren) sufría el pasado 22 de febrero un golpe contra el muro en la cuarta y última jornada de entrenamientos de Montmeló (Barcelona). Aunque inicialmente parecía que volvería a subirse a su coche este fin de semana, por recomendación de los médicos se mantendrá retirado durante unas semanas con el objetivo de evitar "el factor de riesgo" que supondría sufrir una nueva conmoción en tan poco tiempo.

Las últimas pruebas a las que se ha sometido el asturiano no han detectado ningún problema desde la perspectivas neurológica y cardiaca tras su accidente en Montmeló. "La memoria tarda un tiempo en sedimentarse, después de un traumatismo no solo no recuerdas desde la perdida de conciencia, tampoco recuerdas unos segundos antes porque no ha quedado consolidado en la memoria, con lo cual se pierde", explica Europa Press el doctor Moltó.

"A la velocidad que iba, el cerebro ha sufrido una contusión, un bamboleo con lo cual puede estar mínimamente inflamado, aunque eso no se ve en las exploraciones pero lo sabemos; y a partir de ahí es recomendable evitar un segundo traumatismo en un tiempo, porque su cerebro no está en plenitud de condiciones", añade.

El experto descarta que se trate de una fuga disociativa, tal y como han apuntado algunos medios, ya que éstas se producen más en casos de estrés o ansiedad. Él apuesta por una amnesia transitoria, aunque es complicado aventurarse a un diagnóstico con el hermetismo con el que la escudería McLaren está tratando la información del accidente.

En su opinión la causa "es más simple", ya que una fuga disociativa consiste en que "el afectado hace una vida normal con partes de su recuerdos que le ayudan a hacer un mundo nuevo y desaparecer". Se ha descrito en situaciones de estrés o ansiedad, crisis parciales epilépticas, además se han relacionado con episodios psicóticos, maníacos, enfermedades neurológicas o ciertos abusos toxicológicos.

En estos casos con el tiempo el paciente suele recordar, y, en cuanto al tratamiento, "la mayoría de fugas no necesitan grandes cosas, intentar evitar el estrés o una ansiedad intensa", explica, advirtiendo que "éste es más un fenómeno psicológico y no está relacionado con una lesión traumática".

DESCARTA LA FUGA DISOCIATIVA

En su opinión profesional, lo lógico es que todo lo que le ocurre al piloto sea por el golpe, ya que Alonso es una persona acostumbrada a vivir bajo presión y, por tanto, pensar en una fuga disociativa, incluso como causa del propio accidente, "no tiene sentido".

El doctor Moltó cree que el hecho de que hablara en italiano tras el accidente o que pensara que se encontraba aún en su anterior escudería (Ferrari) puede ser provocado por el golpe, por una amnesia contusional, es más "puede haber muchas estructuras neurológicas que pueden estar disfuncionando en ese momento".

Hay que tener en cuenta que en estos casos "la memoria tarda un tiempo en recuperarse", y, para ello, es recomendable el reposo y tranquilidad, no hacer grandes esfuerzos, ni físicos ni mentales, ya que son aproximadamente dos semanas lo que se puede tardar en recuperar la función cerebral.

En el caso de Alonso, la recomendación de sus médicos ha sido 21 días fuera de las pistas para evitar un segundo impacto. El tiempo recomendado es entre 15 y 20 días, aunque "con la intensidad del golpe es prudente alargarlo incluso más".