15 de septiembre de 2009

Navarra.- Empresarios de Hostelería augura "pérdidas terribles" si se aprueba la prohibición de fumar en bares

PAMPLONA, 15 Sep. (EUROPA PRESS) -

El secretario de la Asociación de Empresarios de Hostelería de Navarra, Nacho Calvo, auguró hoy que las pérdidas económicas que pueden sufrir los establecimientos ante la prohibición total de consumo de tabaco serán "terribles", sobre todo "para los locales de copas".

Calvo realizó estas valoraciones, en declaraciones a Europa Press, después de que la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, manifestara que antes de que termine esta legislatura, en 2012, se aprobará la Ley de Prevención del Tabaquismo para ampliar la restricción de fumar cigarrillos a la totalidad de los locales de hostelería del país.

Para Calvo, esta medida es sólo "un engaño", ya que el Estado "no quiere reducir su venta" y no está "precisamente mirando por la salud pública de los ciudadanos". "Quien produce el tabaco son las tabaqueras y quien permite su venta y grava el tabaco con impuestos es el Estado", sentenció.

En este sentido, se preguntó por qué "nadie se preocupa en intervenir en el contenido del tabaco si tan malo es" y recalcó que el Estado lo que pretende es "dar forma a un problema que ellos tienen, porque él es el mayor vendedor de tabaco y el mayor beneficiado".

"Es mentira que quieran evitar el consumo", afirmó Calvo para añadir, que tras la aprobación de la anterior ley, hace dos años, "sólo se ha reducido el consumo un cinco por ciento" y esta cifra "no es significativa".

Además, lamentó las "importantes pérdidas económicas" que se van a generar en todos los establecimientos, "sobre todo en los de copas", porque "evidentemente si no hay consumo de tabaco en un bar la gente no va a entrar para consumir alcohol o pinchos".

De hecho, recalcó que se ha demostrado "que los locales de no fumadores han tenido unas pérdidas económicas muy importantes" y esta nueva reforma llega además en un "momento muy malo" para los hosteleros, en plena crisis económica.

Asimismo, mostró sus dudas sobre lo que puede suceder "si todo el mundo, como ya pasa en Italia, sale a la calle a fumar" y cómo se va a regular en Navarra, donde está prohibido beber en la calle. Al final, "habrá más gente en las aceras y en las plazas que en los bares".

Por último, Calvo expuso que alguien debería hacerse cargo del gasto que supusieron en su día las obras de reforma que tuvieron que realizar muchos locales para separar los espacios para fumadores y no fumadores, como obligaba la ley de 2006.

En su opinión, "no es normal que el Congreso apruebe una norma hace dos años y medio y ahora ya quieran cambiarla", y añadió que "llevar a cabo ahora esta nueva ley y empezar con todo esto va a ser una auténtica locura para todos".