Nacer prematuro afecta al cerebro pero los avances reducen "drásticamente" las secuelas

Nacer prematuro afecta al cerebro pero los avances reducen "drásticamente" las secuelas
10 de julio de 2018 UC

SANTANDER, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

La neonatóloga del Hospital de Valdecilla María Isabel de las Cuevas ha afirmado que nacer antes de tiempo "sigue afectando a cómo se desarrolla nuestro cerebro", ya que es en el último trimestre de gestación cuando el volumen de éste crece hasta cuatro veces, pero ha asegurado que los avances en Neonatología han reducido "drásticamente" la mortalidad y las secuelas en los niños prematuros.

Así lo ha dicho hoy la experta en la segunda jornada del monográfico 'Actualización en neurorrehabilitación: perspectiva desde la fisioterapia y la logopedia', que esta semana centra la actividad de los Cursos de Verano de la Universidad de Cantabria (UC) en su sede de Torrelavega.

Según ha indicado la UC en un comunicado, en esta jornada centrada en el desarrollo neurológico del niño prematuro de las Cuevas ha dicho que "el riesgo cero no existe, ni siquiera para un recién nacido a término" y que los niños prematuros tienen que desarrollarse "fuera de su entorno natural, que es el útero", lo que "aumenta el riesgo de secuelas".

No obstante, De las Cuevas ha repasado en su ponencia los numerosos avances incorporados en los últimos años al campo de la Neonatología "con la aplicación de estrategias neuroprotectoras eficaces" y ha remarcado que "tenemos que quitar el estigma del nacer prematuro", ya que "hay muchos con una calidad de vida excelente y adultos plenos", como Albert Einstein, ha recordado.

Así, algunas estrategias de neonatología se aplican para evitar la prematuridad desde el inicio de la gestación, y otras para tratar a los niños prematuros "que ven interrumpido bruscamente su proceso de maduración cerebral antes de tiempo", ha explicado.

Este desarrollo neurológico depende de las semanas de gestación en las que se produce el parto, del nivel de prematuridad --si es extrema, antes de la semana 28; un gran prematuro, antes de la 32; o tardío, antes de la 37-- y también de cómo sea la salud del recién nacido en la unidad neonatal, las infecciones, la tolerancia a la nutrición con la leche materna, etcétera.

Si todos estos aspectos son positivos, las expectativas de tener un desarrollo neurológico normal, un buen desarrollo del lenguaje y las habilidades motrices finas "son muy altas", ha asegurado.

Estas variables, ha matizado, son aplicables en el mundo desarrollado, ya que en los países en vías de desarrollo sigue siendo la semana 34 la que marca la supervivencia, según ha detallado.