2 de agosto de 2017

Mutaciones espontáneas en genes causantes de inmunodeficiencias revierten el defecto genético que origina la enfermedad

Mutaciones espontáneas en genes causantes de inmunodeficiencias revierten el defecto genético que origina la enfermedad
NIAID/NIH

MADRID, 2 Ago. (EUROPA PRESS) -

La alta frecuencia con que aparecen mutaciones en algunos genes causantes de inmunodeficiencias determina la probabilidad de que ocurran cambios que reviertan el defecto genético causante de la enfermedad, según ha puesto de manifiesto un estudio realizado por investigadores del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC al analizar 'in vitro' los linfocitos T de un paciente con una inmunodeficiencia primaria.

El trabajo, publicado en la revista 'Blood' y recogido por la plataforma Sinc, sugiere que la probabilidad de que aparezcan cambios que reviertan las mutaciones patológicas en inmunodeficiencias primarias depende de la mutabilidad intrínseca de dichos genes.

Y es que, las células T del paciente presentaban un defecto en un gen que provocaba un mal funcionamiento de sus linfocitos y una inmunodeficiencia severa. Sin embargo, los investigadores observaron que una pequeña población de células T del paciente habían recuperado la expresión y función de ese gen.

"Estaba descrito que en algunas inmunodeficiencias algunos linfocitos afectados podrían recuperar la secuencia original y por tanto su función y viabilidad mediante un proceso denominado reversión, pero el por qué de este proceso no estaba claro. Cuando analizamos en detalle la secuencia del gen dañado en las células T de este paciente observamos una alta variabilidad de secuencia, lo que nos hizo pensar si la incidencia de reversión podría reflejar una alta mutabilidad del gen", ha explicado el autor principal del estudio, Hugh Reyburn.

Asimismo, un análisis informático, comparando los genes afectados en inmunodeficiencias primarias para los que se habían descrito casos de reversión, y los genes mutados en inmunodeficiencias para los que no se habían descrito reversiones confirmó una alta tasa de variación específica de la región codificante del primer grupo de genes.

Estos datos apoyan la hipótesis de que la mutabilidad intrínseca de un gen determina la probabilidad de que surjan cambios somáticos capaces de revertir el defecto genético causante de la patología.