30 de noviembre de 2017

Las mujeres con VIH y terapia retroviral tienen un 20% menos de riesgo de sufrir VPH

Las mujeres con VIH y terapia retroviral tienen un 20% menos de riesgo de sufrir VPH
GETTY

BARCELONA, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres portadoras del virus del VIH y que reciben terapia antiretroviral tienen un 20% menos de riesgo de tener una infección por el virus del papiloma humano (VPH), según revela un estudio en el que han participado investigadores del Institut Català d'Oncologia (ICO).

El estudio, que publica la revista científica 'The Lancet VIH', presenta los resultados de un metanálisis sobre el efecto de la terapia antiretroviral en las lesiones cervicales causadas por el virus del VPH de alto riesgo en mujeres portadoras del virus VIH.

El estudio revisa y combina los resultados de los estudios de cohortes transversales publicados entre 1996 y 2017 para estimar el efecto de la terapia antiretroviral en las lesiones causadas por el VPH de alto grado en mujeres que son portadoras del virus del VIH.

Con participación de la investigadora del Programa de Investigación en Epidemiología del Cáncer Yolanda Benavente, el trabajo se ha propuesto revisar y resumir la evidencia existente sobre la asociación de la terapia antiretroviral y la prevalencia del VPH de alto riesgo y la prevelancia, incidencia, progresión y regresión de las lesiones cervicales.

El estudio también remarca que hay una menor incidencia de las lesiones cervicales de alto grado, de progresión de las lesiones de bajo grado y de cáncer cervical, así como un incremento de la regresión de las de alto grado.

El trabajo identifica 31 estudios que informan sobre la asociación entre el tratamiento retroviral con la infección de VPH y sus consecuencias, y los datos aportan información de 6.537 mujeres que conviven con la infección VIH y su asociación con la prevalencia de la infección por VPH, y 9.288 mujeres que informan sobre la asociación con lesiones cervical de alto grado o precancerosas.

El tratamiento retroviral iniciado reduce significativamente la persistencia de las infecciones, mejora la aclaración de las mismas, reduce la detección de lesiones pre-cancerosa y mejora su regresión.