6 de marzo de 2015

La diabetes en la mujer incrementa un 30% el riesgo de sufrir ictus

MADRID, 6 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres con diabetes tienen un 30 por ciento más de riesgo de sufrir un ictus que los hombres que padecen esta patología, según ha alertado este viernes el secretario de la Sociedad Española de Diabetes, Fernando Gómez Peralta, con motivo de la celebración del encuentro 'Centrados en la Mujer con Diabetes', organizado por Novartis.

Este riesgo, tal y como ha asegurado, se produce a pesar de que reciban el mismo tratamiento. Además, diferentes estudios han mostrado que las mujeres diabéticas que han sufrido un ataque cardiaco tienen las tasas de supervivencia más bajas y una menor calidad de vida que los hombres con idénticos problemas.

Asimismo, en el caso de las jóvenes con diabetes tipo I, la mortalidad general por esta enfermedad es de un 37 por ciento más que la que pueden sufrir los del sexo opuesto. También, una investigación realiza en España desveló que las hipoglucemias, tanto en el tipo I como el tipo II, eran más frecuentes y más graves en la población femenina que en la masculina.

Si se analiza la incidencia por edades, la médico del servicio de Endocrinología del Hospital de Getafe (Madrid), Susana Monereo, ha informado de que en las jóvenes suele aparecer junto a la obesidad, lo que hace que lleven peor la enfermedad debido a que lo aceptan mal y tienen un estado de ánimo más bajo.

En las adultas más jóvenes, la principal diferencia con respecto a los hombres radica en el embarazo. Se trata, en este caso, de la diabetes gestacional que, tal y como ha explicado la doctora, puede generar obesidad, fetos macrosómicos o malformaciones, entre otros riesgos. Además, en esta etapa de la vida la resistencia a la insulina inicial favorece la aparición de ovarios poliquísticos, lo que conlleva a problemas de ovulación y dificultad para quedarse embarazadas.

Ya en la edad adulta, la diabetes puede provocar en las mujeres hipertensión arterial y dislipemia, es decir, alteración en los niveles de lípidos en sangre. Finalmente, en lo referente a la mujer anciana, y más allá de las limitaciones de movilidad derivadas de la obesidad, puede provocar problemas visuales, renales, casos de ictus y un agrandamiento del abdomen, "superior incluso" al de los hombres.

"La diabetes sigue siendo más frecuente en los varones, ya que aproximadamente un 70 por ciento de los casos se producen en ellos. Sin embargo, a partir de los 45 años esta tendencia empieza a invertirse y, en los mayores de 75 años tanto la diabetes como otros factores de riesgo cardiovascular son más prevalentes en las mujeres", ha recalcado Gómez Peralta.

De hecho, según datos de la SED, la enfermedad afecta al 13,3 por ciento de las mujeres entre 60 y 74 años, mientras que en este mismo tramo de edad la padecen el 11,8 por ciento de los hombres.

LAS MUJER ESTÁ "INFRATRATADA"

Las causas por las que se producen estas diferencias entre las mujeres y los hombres son todavía desconocidas, aunque Monereo ha comentado que, si bien no existen datos que lo expliquen, hay estudios que demuestran que, en comparación con los varones, las mujeres están infratratadas de esta patología.

Y es que, aunque ellas acuden más a las consultas médicas, suelen "anteponer" las necesidades de su familia a las suyas propias, lo que provoca, entre otros aspectos, que el control de sus niveles de glucosa sea "peor" que el de los hombres.

Con el fin de conocer estos motivos, la coordinadora de la Red de Grupos de Estudio de la Diabetes en Atención Primaria de la Salud (redGDPS), Sara Artola, ha informado de que su organización está llevando a cabo el estudio 'Las actitudes y diferencias en la atención a la mujer con diabetes' ('Ladydiab'), con el objetivo de explorar las barreras, conocimientos, actitudes y comportamientos en el manejo de la diabetes en pacientes con base a las diferencias de género.

En la investigación, que se realiza con la colaboración de Novartis, participarán 1.500 profesionales sanitarios y aproximadamente 140 pacientes. "Queremos conocer, entre otros aspectos, la percepción que tienen los pacientes sobre cuál es la actitud de los médicos a la hora de establecer un tratamiento, y los motivos por los que no cumplen lo que el profesional sanitario le prescribe", ha puntualizado.

Finalmente, los expertos han destacado la necesidad de prevenir la diabetes entre las mujeres y, para ello, han abogado por la creación de estrategias de "despistaje" de la enfermedad y de prevención en las etapas más precoces de la vida.

"La recomendación general es realizar una alimentación equilibrada y cardiosaludable, en la que la dieta mediterránea es un buen modelo a seguir, así como realizar ejercicio físico aeróbico tres días a la semana, complementados con ejercicio de resistencia que incluyan la mayoría de los grupos musculares. De esta forma, se puede incidir en la mejora del control glucémico y del riesgo cardiovascular en los pacientes con diabetes tipo II", ha zanjado Artola.

Para leer más