4 de diciembre de 2009

La mortalidad por sarampión baja en un 78 por ciento en los últimos 10 años, según la OMS

Insisten en aumentar la vacunación en edad infantil ya que cada día siguen falleciendo 450 personas en todo el mundo

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó hoy de que los fallecimientos por sarampión han descendido un 78 por ciento en los últimos diez años a nivel mundial, según los últimos datos de la 'Iniciativa de Lucha contra el Sarampión', ya que se ha pasado de 733.000 muertes en el 2000 a las 164.000 de 2008.

Según destacó la directora general de la OMS, Margaret Chan, este descenso logrado se debe a la "ardua labor y compromiso" de los gobiernos nacionales para reducir esta mortalidad gracias a la vacunación de casi 700 millones de niños contra el sarampión mediante campañas de inmunización a gran escala y el aumento de la cobertura de la inmunización sistemática, que ha prevenido 4,3 millones de muertes por sarampión en menos de un decenio.

El objetivo de Naciones Unidas era reducir la mortalidad en un 90 por ciento en 2010, algo que se ha conseguido dos años antes en casi todas las regiones, salvo en una. Sin embargo, Chan alertó de que "el ímpetu ha disminuido" e insistió en que es una "enfermedad muy contagiosa, que puede aprovechar rápidamente cualquier decaimiento de las actividades".

Según añadió la presidenta ejecutiva de la Fundación pro Naciones Unidas, Kathy Calvin, "algunos de los países más poblados del mundo, como China, Indonesia, Pakistán, Bangladesh, Vietnam, Nigeria, y Etiopía, han previsto realizar campañas nacionales de inmunización el año que viene", por lo que 2010 será un "año crucial" para las vacunaciones, advirtiendo igualmente de que, en cualquier caso, "los compromisos financieros no están a la altura de la demanda".

De hecho, la 'Iniciativa de Lucha contra el Sarampión' afronta un déficit de financiación de unos 59 millones de dólares (unos 39 millones de euros) en 2010, que, si no se resuelve, podría favorecer un nuevo repunte de la mortalidad con alrededor de 1,7 millones de fallecimientos entre 2010 y 2013.

El sarampión es una de las enfermedades más contagiosas y una de las causas principales de mortalidad entre los niños a escala mundial. Si no se vacunan, incluso los niños sanos y bien alimentados pueden contraer la enfermedad y sufrir graves complicaciones tales como neumonía, diarrea y encefalitis (una peligrosa infección cerebral causante de inflamación).

Sin embargo, advierte la OMS, es en las poblaciones vulnerables donde la enfermedad puede ser mortal, de ahí que la inmensa mayoría de las defunciones se registren en los países en desarrollo.

ASIA SUDORIENTAL, LA REGIÓN QUE MÁS PREOCUPA

Según reconoce la OMS en su último informe, la región que puede poner en peligro la consecución del objetivo para 2010 es Asia Sudoriental, donde se encuentran países como la India, Indonesia y Bangladesh en los que la mortalidad por sarampión ha registrado una disminución de solamente el 46 por ciento entre 2000 y 2008.

Entre las campañas de vacunación a gran escala, la India es el país que acumula la mayoría de las defunciones por sarampión. De hecho, tres de cada cuatro niños que murieron de sarampión en 2008 se encontraban en este país asiático, informó la directora ejecutiva de UNICEF, Ann M. Veneman.

Para eliminar el riesgo de recrudescencia, los países tienen que llevar a cabo campañas de vacunación de seguimiento cada dos o cuatro años, hasta que sus sistemas de atención de salud hayan podido proporcionar dos dosis de vacuna a todos los niños y traten los casos registrados. Para lograr el objetivo de 2010 será necesario asimismo reforzar los sistemas de vigilancia de la morbilidad, para detectar y controlar rápidamente los brotes.