28 de octubre de 2009

La mitad de los pacientes con psoriasis reconoce tener dificultades para hacer deporte, según estudio

MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

Uno de cada dos personas que padece psoriasis, enfermedad autoinmune que favorece la aparición de lesiones, picor u escozor, reconoce tener dificultades para practicar algún deporte y el 25 por ciento dice que son "muchos o muchísimos" los problemas a la hora de iniciar una actividad deportiva, según los datos de un estudio avalado por la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) y la asociación de pacientes Acción Psoriasis, en colaboración con la farmacéutica Abbott.

Dicho estudio, que contó con más de 2.500 encuestas para analizar el impacto de este enfermedad en la calidad de vida de los españoles con psoriasis, constató que aquellos pacientes con psoriasis plantar --que se manifiesta en la planta de los pies-- son los mayores perjudicados para hacer deporte, ya que "el simple hecho de pisar provoca un considerable dolor".

Asimismo, un alto número de afectados tiende a evitar los deportes de contacto por el riesgo que se deriva del contacto con una zona afectada y que ésta empeore significativamente.

Por otro lado, siete de cada diez personas con psoriasis siente vergüenza como consecuencia de su enfermedad, y un 53 por ciento de los afectados asegura que el trastorno ha tenido un impacto en la confianza en ellos mismos, algo que también incide negativamente a la hora de practicar deportes.

Las lesiones que causa la psoriasis se pueden manifestar en cualquier zona de la piel, siendo el cuero cabelludo, las rodillas, los codos, región lumbar, manos y pies las zonas más comúnmente afectadas. Puede incluso desarrollarse en las uñas, tanto de las manos como de los pies, y en las articulaciones.

En España se estima que hay unas 650.000 enfermos psoriásicos y, aunque puede aparecer en personas de todas las edades, lo habitual es que se presente por primera vez entre los 15 y los 25 años. Hasta un 30 por ciento de los pacientes con psoriasis desarrolla artritis psoriásica, que combina síntomas en la piel con inflamación de las articulaciones, lo que progresivamente conduce a serios daños articulares.