8 de junio de 2009

La mitad de depresivos recae tras el primer episodio

MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

La mitad de las personas con depresión recae tras padecer un primer episodio, y sólo uno de cada tres pacientes recibe el tratamiento adecuado, según señalaron los expertos que participaron en el V Seminario Lundbeck, celebrado en Ibiza.

El psiquiatra y coordinador de la Unidad de Psiquiatría y Psicología Clínica del Hospital Juan March de Palma de Mallorca, el doctor Miquel Roca, aseguró que los problemas de recurrencias y de cronificación de la enfermedad dependen en muchos casos de que un porcentaje de pacientes no es diagnosticado, otro sigue un tratamiento insuficiente o inadecuado, y otros pacientes interrumpen el tratamiento de manera precipitada.

Además, los expertos destacaron que, con frecuencia, los pacientes con depresión abandonan el tratamiento porque infravaloran el riesgo de sufrir recaídas y recurrencias, es decir, no son conscientes de las consecuencias que esto tiene.

En este sentido, la psiquiatra del Hospital Clínico de Barcelona, la doctora Catalán, insistió en que la adherencia al tratamiento es un factor clave para la recuperación clínica del paciente, por lo que los expertos apuestan por disminuir el abandono del tratamiento insistiendo en los factores relacionados con el mal cumplimiento.

Entre ello, destacan la duración, complejidad y tolerabilidad del régimen terapéutico; falta de seguimiento del paciente, severidad de la enfermedad, dudas sobre efectividad del mismo; falta de confianza por parte del paciente en el tratamiento o terapeuta, percepción del control de la enfermedad; falta de soporte social; bajo nivel educativo; organicidad asociada y abuso de sustancias.

DIAGNÓSTICO PRECOZ

Por su parte, el responsable de Salud Mental de la Sociedad Española de Medicina General (SEMERGEN), El doctor José Ángel Arbesu, señaló que más del 80 por ciento de los casos de depresión se diagnostican y un alto porcentaje son tratados en la Atención Primaria. "El diagnóstico precoz en la Atención Primaria evita sufrimiento al paciente, mejora el pronóstico del mismo y optimiza los recursos sanitarios, ya que nuestro papel es hacer un seguimiento cercano de los pacientes", destacó.

En este sentido, subrayó que el médico de Atención Primaria tiene que hacer que el paciente sea consciente de la enfermedad, facilitándole la adherencia al tratamiento y, de este modo, minimizar el riesgo de recaídas, recurrencias y cronificación. Si bien hay un porcentaje de pacientes que no mejoran tras 8 ó 12 semanas y que son derivados a salud mental".

En cuanto a las consecuencias, los expetos apuntaron que el consumo de alcohol y tóxicos, el suicidio y las repercusiones en la salud física son las complicaciones más frecuentes y graves de la depresión a medio y largo plazo. En concreto, indicaron que la depresión multiplica el riesgo de mortalidad y presenta un incremento de la mortalidad del diez por ciento en relación con las tasas registradas en la población general.