7 de marzo de 2011

Más de la mitad de la población española desconoce los síntomas de la enfermedad renal crónica

MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

Más de la mitad de los españoles desconocen los síntomas de la enfermedad renal crónica (ERC), una patología que afecta al 10 por ciento de la población, según se desprende de un estudio realizado por la Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha contra las Enfermedades Renales (ALCER) a más de 800 españoles.

El análisis, realizado con la colaboración de Laboratorios Abbott, tiene como objetivo evaluar el nivel de conocimiento de la enfermedad en el contexto del Día Mundial del Riñón, que se celebra este jueves, bajo el lema 'Protege tus riñones, cuida tu corazón'.

Del trabajo se desprende que la población encuestada tiene más conocimiento de lo que es la ERC (siete de cada diez) que de los posibles factores causantes (seis de cada diez) de la enfermedad.

Además, los síntomas, entre los que se encuentran la falta de energía, dificultades de concentración, poco apetito, calambres musculares por la noche, pies y tobillos hinchados, son menos conocidos todavía (cuatro de cada diez). También existe gran desconocimiento en lo relativo a las pruebas para detectarla, que sólo son conocidas por un 15 por ciento de los encuestados.

"El desconocimiento de los síntomas hace que muchas veces los pacientes no acudan al médico. El diagnóstico precoz de la ERC en estadios iniciales (1 y 2) es fundamental para la prevención de la pérdida de función renal y de las complicaciones cardiovasculares. Por eso es importante concienciar a la población sobre la enfermedad y sobre la forma de prevenirla", explica el presidente de ALCER, Alejandro Toledo.

EL 67% CREE QUE SE PUEDE PREVENIR

Sin embargo, según el estudio, el 67 por ciento de los españoles creen que la ERC se puede prevenir. La medida de prevención más mencionada es la reducción de la ingesta de sal (ocho de cada diez), seguida del control del peso, la presión arterial y la glucosa.

Por otra parte, los encuestados encuentran su principal referencia en el médico de atención primaria. Así, casi el 60 por ciento acudiría a este médico ante la sospecha de padecer ERC, mientras el 30 por ciento cita al nefrólogo como primera opción (porcentaje que aumenta con la edad).

En cuanto a las fuentes de información, siete de cada diez prefiere ser informado por un especialista, mientras cuatro de cada diez acudirían a páginas web (esta proporción aumenta en los encuestados de menor edad).

La prevalencia global de ERC en España en estadios 3-5 es del 6,8 por ciento y son pacientes que además presentan un riesgo elevado de complicaciones cardiovasculares. Los principales factores de riesgo cardiovascular y co-morbilidades asociados a la ERC son dislipemia (29,3 por ciento), obesidad (26,1 por ciento), hipertensión (24,1 por ciento) y diabetes (9,2 por ciento), osteoporosis (8,2 por ciento) y problemas óseos (5 por ciento).