23 de febrero de 2006

Más de la mitad de las personas que padecen acidez gástrica no se tratan, según experto

MADRID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

"Más de la mitad de las personas que padecen acidez no consultan el problema con su médico o farmacéutico y continúan con los hábitos que la provocan sin tratarse". Así lo manifestó Salvador Giménez Serrano, director del Centro Sanitario París de Barcelona y coordinador de la sesión "Dispensación activa frente al paciente con hiperacidez gástrica", que se celebró hoy en el marco de las XI Jornadas Profesionales y IV Internacionales de Medicamentos para el Autocuidado de la Salud y Parafarmacia.

Según Giménez Serrano, se calcula que cerca de un 20 por ciento de los españoles sufren de acidez por lo menos una vez al mes, lo que se considera acidez esporádica, y de ellos, un 10 por ciento la sufre con más frecuencia, como mínimo, una vez a la semana.

"La acidez no es una enfermedad en sí misma, es un síntoma que puede formar parte de enfermedades más graves como el reflujo gastroesofágico o una úlcera de estómago, pero también, y de manera más frecuente, es el único síntoma de un trastorno pasajero. Lo más habitual es que se trate de una situación producida por un abuso alimentario, un aumento del nivel de estrés o una serie de malos hábitos", explica el experto.

Aunque para Giménez Serrano el tratamiento de la acidez debe ser individualizado, dijo que se han identificado ciertos alimentos o hábitos capaces de desencadenar acidez en un gran número de personas. Se trata de, entre otros, alimentos tan populares como el ajo y la cebolla, los cítricos, las especias, el café, el chocolate y la menta, así como la ingesta excesiva de alcohol. Hábitos de vida como el tabaco, usar ropa demasiado ajustada en la zona de la cintura, hacer deporte inmediatamente después de comer o acostarse antes de dos horas tras haber comido, también pueden provocar este síntoma.

"Una vez identificada la causa, lo más conveniente es modificar los hábitos perniciosos con un antiácido común, como el almagato, que también se puede usar como complemento al tratamiento de enfermedades de base como el reflujo gastroesofágico o la úlcera péptica", recomienda Giménez Serrano.