28 de septiembre de 2006

Más de 800 expertos del mundo se reúnen desde hoy en Valencia para actualizar los logros y los retos del trasplante

VALENCIA, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

Bajo el lema 'Una vida por vivir', más de 800 expertos en distintos tipo de trasplantes de todo el mundo se darán cita hoy y mañana en el Palacio de Congresos de Valencia para actualizar los logros y los retos del trasplante, en una reunión multitudinaria que organiza Roche Farma.

El objetivo principal es llamar la atención sobre los avances registrados recientemente en el trasplante de órganos, además de fijar los retos de futuro y las posibles soluciones.

Mientras que las tasas de supervivencia a corto plazo han mejorado espectacularmente en los últimos 20 años, la supervivencia a largo plazo sigue estancada, según los organizadores del evento. Superado ya el reto del rechazo agudo de los injertos trasplantados, el objetivo pasa a ser ahora utilizar terapias inmunosupresoras que, manteniendo la eficacia, sean menos tóxicas para el paciente y el injerto y que, por tanto, permitan alargar la vida del órgano y el enfermo.

Los primeros resultados obtenidos del estudio más amplio realizado hasta el momento en trasplante renal en todo el mundo serán dados a conocer en este foro. Los datos que arroja este ensayo (el estudio SYMPHONY), en el que ha tenido una destacada participación España han permitido conocer cuál es, en estos momentos, la mejor estrategia terapéutica para garantizar eficacia y seguridad en el trasplante renal a corto, medio y largo plazo.

Con más de 1.600 pacientes incluidos, este ensayo revela que la utilización del régimen terapéutico más óptimo en el primer momento (en el primer trasplante renal) podría ahorrar más de 2.500 órganos tan sólo durante el primer año postrasplante.

El dato es especialmente significativo, sobre todo si se tiene en cuenta que diez años después del primer trasplante, aproximadamente el 50% de los receptores de un riñón pierden el órgano y necesitan retrasplante, o que se llevan a cabo más de 70.000 trasplantes renales cada año y se pierden unos 12.000 injertos en el primer año postrasplante.