1 de mayo de 2015

Más de un 30% de los trabajadores muestran una pérdida auditiva

Más de un 30% de los trabajadores muestran una pérdida auditiva
REUTERS

MADRID, 1 May. (EUROPA PRESS) -

   Un 32,5 por ciento de los trabajadores españoles muestran una pérdida auditiva, de hecho hasta un 56 por ciento de las recomendaciones sobre el puesto de trabajo que se hacen a los trabajadores en los reconocimientos están relacionados con la protección auditiva, según ha mostrado un informe realizado por la Sociedad de Prevención de Fremap.

   "El resultado de las audiometrías realizadas nos confirma que muchos trabajadores presentan deficiencias de audición en alguno o en ambos oídos causadas, probablemente, por estar sometidos a un ruido excesivo en su puesto", explica el director del área de Medicina de Trabajo de Prevención Fremap, José Manuel Gómez López.

   El estudio, en el que se han analizado 780.000 reconocimientos médicos hechos a empleados españoles en 2013, muestra que el protocolo de ruido se aplica en el 30 por ciento de los reconocimientos. "El límite recomendable en un entorno laboral no debe de superar los 80 decibelios (A) y en muchos casos nuestros técnicos detectan que una gran parte de los centros de trabajo están por encima de ese rango, lo que puede causar lesiones en el oído", advierte.

   Este viernes, día 1 de Mayo, con motivo de la celebración del Día del Trabajo, es importante recordar que la ausencia de una prevención adecuada en el ámbito laboral tiene profundos efectos negativos para el trabajador, independientemente de la actividad que se realice, de ahí que sea indispensable el desarrollo de investigaciones que ahonden en los problemas, deficiencias y necesidades de los trabajadores dentro de sus puestos de trabajo.

   En este sentido, Gómez López explica que "el objetivo de esta investigación es conocer el estado de salud de los trabajadores y, de este modo, concienciar a la sociedad y a las empresas de la utilidad de realizar reconocimientos médicos periódicamente para llevar una vida más saludable".

   La exposición durante ocho horas diarias a ruidos por encima de 85/90 dB es peligrosa para el oído. Si la exposición no es continuada el oído es capaz de recuperarse después de unas horas lejos de esos niveles, pero tras más de 12 meses en los que el trabajador está expuesto permanentemente a esos niveles de ruido, la recuperación no es completa, ya que daña las células ciliadas de la cóclea, parte del oído interno, lo que podría llegar a provocar incluso sordera.

   No obstante, la exposición al ruido puede conllevar más riesgos  para la seguridad y la salud de los trabajadores que solo la pérdida de oído. Además está demostrado que la exposición al ruido tiene efectos sobre el sistema cardiovascular, que libera catecolaminas y aumenta la tensión arterial; puede causar estrés relacionado con el trabajo; y, en los casos más graves, un aumento del riesgo de accidente, ya que los altos niveles de ruido dificultan la comunicación y el estado de atención.

   Sin embargo, las consecuencias pueden minimizarse adoptando medidas de seguridad en el entorno de trabajo. Así, pueden reducirse usando silenciadores o absorbentes en la zona en la que está la maquinaria.

AL MENOS UN 22 POR CIENTO TENÍAN PROBLEMAS DE VISIÓN

   El estudio ha sido llevado a cabo por Prevención Fremap, quien realizó el pasado año 812.000 reconocimientos médicos a trabajadores de todos los sectores económicos. Gracias a los resultados de sus reconocimientos se puede realizar una imagen real de la salud laboral y obtener conclusiones que permiten mejorar las condiciones de seguridad y salud en el trabajo.

   Por el momento, ya se han emitido más de 100.000 recomendaciones y cambios de tareas a los trabajadores que han beneficiado en la empresa y repercutido en la salud del empleado.

   Otro de los factores destacados en el estudio son las alteraciones en la visión de los trabajadores. Según los datos recogidos, al menos un 22 por ciento tenían problemas de visión, sobre todo presbicia, astigmatismo o miopía;  a pesar de que el 52 por ciento de los analizados tenían la agudeza visual corregida.

   En cuanto al tipo de reconocimientos realizado, el 85 por ciento fue de tipo periódico, un 11 por ciento por inicio del trabajo, un 1,1 por ciento por embarazo, un 0,6 por ciento por retorno al trabajo tras una baja y solo un 0,1 por ciento la exigencia una revisión de las aptitudes tras un cambio de trabajo.

   Respecto a los resultados, el 95 por ciento  de los trabajadores fueron considerados aptos para desempeñar sus funciones y el 5 por ciento restante fue declarado 'apto con limitaciones', 'incompleto no valorable', 'no apto temporal', etc. y solo un 0,08 por ciento fue declarado 'no apto'.