31 de enero de 2012

Lilly desarrolla 'Contigo paso a paso', un programa de formación sobre diabetes para sanitarios y pacientes

MADRID, 31 Ene. (EUROPA PRESS) -

   La compañía farmacéutica Lilly ha desarrollado 'Contigo paso a paso', un nuevo programa de formación dirigido a profesionales sanitarios y a personas con diabetes tipo 2, con el objetivo de ayudar a entender mejor el uso de insulinas durante las comidas.

   El experto del departamento Médico de Lilly Diabetes, el doctor Ángel Rodríguez, destaca que la compañía sabe lo "desalentador" que puede ser para el paciente tener que hacer frente al aumento del número de dosis. Por eso, añade, han desarrollado este programa que "permite hacer más fácil este proceso y ayudar a que las personas que necesitan añadir insulina durante la comida asuman mejor este impacto".

   Según los expertos, es frecuente que los pacientes se sientan asustados, confusos, enfadados e incluso deprimidos por el hecho de tener que añadir una dosis de insulina en las comidas.

   El manual para pacientes de 'Contigo paso a paso' recomienda a los pacientes que no se autoinculpen por padecer la enfermedad; ante el miedo y la preocupación sobre cúando y qué dosis se debe administrar, les recuerdan que los médicos y educadores están preparados para ayudarles; y respecto al pánico al aumento de peso, recuerdan que se pueden adoptar medidas para controlar o evitar una ganancia de peso.

   Por otra parte, para controlar el estrés y ansiedad que genera se recomienda emplear la terapia de relajación progresiva; en cuanto a la inseguridad e incomodidad al pincharse en público, recuerdan que lo mejor es tomarlo con calma, valorando siempre la opción de pincharse en privado hasta sentirse suficientemente cómodo con la posibilidad de administrar la insulina delante de las personas de confianza; y en cuanto al sentimiento de soledad, resentimiento y depresión señalan que es aconsejable acudir al médico

   Por encima de todos estos consejos, 'Contigo paso a paso' recomienda a los pacientes que se den tiempo suficiente para ganar confianza ante el nuevo reto que se les plantea en el control de su enfermedad. "El paciente necesita tiempo para adaptarse a este cambio. Se trata de un proceso gradual y personal, que cada persona irá asimilando a su propio ritmo", añade Rodríguez.