26 de enero de 2006

Ley Antitabaco.- Hosteleros temen verse abocados a prohibir fumar en las bodas al no poder costear la obra de adecuación

Consideran las bodas y celebraciones como fiestas privadas donde se puede fumar

SEVILLA, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los hosteleros andaluces mostraron su temor de que se vean obligados a prohibir fumar en las bodas y otras celebraciones al no poder costear el importante de las obras de adecuación de sus locales de celebración a la nueva Ley Antitabaco.

El presidente de la Federación Andaluza de Hostelería, José Manuel Ledesma, indicó a Europa Press que, en el caso de que estas celebraciones estén sujetas a la normativa, la adaptación de los locales "conllevaría unos gastos terribles y cuantiosos, por lo que nos veríamos obligados a considerar nuestros locales como zonas libres de humos donde no se pueda fumar".

"Los costes son elevadísimos y encima, en aquellas bodas que se celebren en lugares históricos o protegidos, sería imposible realizar obra alguna de adaptación, por lo que estaríamos obligados a no dejar fumar o sería imposible celebrar una boda", añadieron las fuentes.

No obstante, los hosteleros tienen previsto tras la celebración de la Feria Internacional de Turismo (Fitur) en Madrid una reunión con el consejero de Turismo, Comercio y Deporte, Paulino Plata, y la consejera de Salud, María Jesús Montero, a los que expondrán sus planteamientos y pedirán información sobre éste y otro tipo de asuntos, puesto que "seguimos entendiendo que las bodas son fiestas privadas y no lugares públicos de celebración, donde se puede fumar o no, en función del criterio del cliente".

"Nosotros interpretamos que se trata de fiestas particulares y al no ser sitios públicos la nueva normativa no tendrá que afectarle", agregaron las fuentes, que precisaron que la Junta es la encargada de realizar la adaptación de la norma estatal a la Comunidad autónoma y recordaron que tienen aún ocho meses para adaptarse a dicha Ley.

Para los hosteleros andaluces, "es absurdo que tengamos que realizar esas inversiones cuando, por un lado, el 90 por ciento de bares y restaurantes opta por dejar que se fume, pero, por otro lado, nos están diciendo que la Ley se endurecerá, por lo que nos preguntamos para qué vamos a hacer esas inversiones".