2 de febrero de 2006

Ley antitabaco.- Estanqueros catalanes reabren sus puertas tras recibir garantías del Gobierno de una solución en breve

BARCELONA, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Gremio de Estanqueros de Catalunya (GEC) solicitó esta tarde a sus agremiados que reabran sus puertas tras 24 horas de cierre por "inventario" debido a la guerra de precios entre las principales tabacaleras, Altadis y Philip Morris. El presidente del GEC, Marcel·lí Gámez, asumió ante los estanqueros la "responsabilidad" de que la Comisión del Mercado del Tabaco (CMT) les dará "soluciones coherentes, necesarias y correctas en breve".

El GEC mantuvo durante esta mañana varios contactos con la CMT, que es "sensible y consciente" de los problemas de los estanqueros, por lo que espera que durante este mes se aprueben algunas medidas, como podría ser la fijación de un precio mínimo de 1,75 euros por cajetilla.

Aunque Gámez señaló que el acuerdo no está escrito ni es "definitivo", advirtió que si no hay propuestas de mejora para los estanqueros "a medio plazo", los estanqueros tomarán otras medidas. En este sentido, recordó que los presupuestos de 2006 del Gobierno central tienen unas determinadas previsiones de ingresos por los impuestos de la venta del tabaco, por lo que se tendrán que buscar fórmulas para que se cumplan.

Gámez explicó que la CMT, dependiente del Ministerio de Economía, está a la espera de los movimientos de las otras marcas, como Lucky Strike, Camel o Winston, que "seguro que también bajarán los precios". Además, tampoco se descarta una nueva bajada de precios de Altadis, con quien ya han mantenido contactos, o Philip Morris.

En este sentido, también anunció que próximamente se entrevistarán con el director general de Comercio de la Generalitat, Raimon Serret, para darle a conocer su problemática.

"NO HABRÁ REPRESALIAS".

El presidente del gremio, que agrupa a 500 de los 2.000 estancos catalanes, pidió a los estanqueros que estén "tranquilos" porque no serán sancionados ni "represaliados" por haber cerrado varias horas. En este sentido, les pidió que a partir de esta tarde hagan el inventario fuera de horario de apertura al público. "Si hay alguna sanción, que nos lo digan", recomendó Gámez.

El GEC admitió que los estanqueros catalanes han sido "lo más revolucionarios", pero quiso reiterar que el cierre no fue "una huelga" sino que todo el personal ha estado dentro de los locales para hacer recuento de los estocs y calcular las pérdidas acumuladas durante el mes de enero, debido a la nueva ley antitabaco, y a la "guerra" entre compañías tabacaleras, de la que los estanqueros son "ajenos".

Según sus datos, el 95% de los agremiados cerraron sus puertas, mientras que del resto de estanques bajaron sus persianas un 80%. Sin embargo, en algunas poblaciones y comarcas el cierre fue prácticamente total, mientras que en la ciudad de Barcelona el seguimiento fue menor.

A pesar del cierre para hacer inventario, todavía es pronto para hacer balance de las pérdidas del mes de enero y de los últimos días por la bajada de los precios, aunque algunos estanqueros vaticinaron que podrían ser del 25%.