Investigan un sistema que combina IA y radar para controlar el nivel de azúcar en diabéticos

Investigan un sistema que combina IA y radar para controlar el nivel de azúcar en diabéticos
29 de junio de 2018 GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / MAYA KRUCHENKOVA

MADRID, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de Waterloo (Canadá) están desarrollando un sistema que combina tecnologías de radar e inteligencia artificial (IA) para detectar en pacientes con diabetes posibles cambios en los niveles de glucosa sin la necesidad de los habituales pinchazos en los dedos.

"Queremos medir las condiciones de la sangre sin tener que extraer ningún líquido. Nuestra esperanza es que esto se pueda realizar a través de un reloj inteligente que controle la glucosa de forma continua", ha explicado George Shaker, profesor de ingeniería y líder del amplio equipo que está trabajando en el concepto.

La investigación cuenta con la colaboración con Google y la empresa de hardware alemana Infineon, que desarrollaron conjuntamente un pequeño dispositivo de radar y solicitaron la opinión de equipos de todo el mundo sobre posibles aplicaciones.

El sistema de Waterloo usa este aparato para enviar ondas de radio de alta frecuencia a líquidos que contienen varios niveles de glucosa y recibir ondas de radio que se reflejan en él. Posteriormente, la información sobre las ondas reflejadas se convierte en datos digitales para su análisis mediante algoritmos de IA de aprendizaje automático desarrollados por los investigadores. El software es capaz de detectar los cambios de glucosa en función de más de 500 características o funcionalidades de la onda, incluido el tiempo que les lleva rebotar de vuelta al dispositivo.

Las pruebas iniciales con voluntarios en el Instituto de Investigación para el Envejecimiento de Waterloo han logrado resultados que eran 85 por ciento tan precisos como el análisis de sangre tradicional. "La correlación fue realmente sorprendente. Hemos demostrado que es posible usar un radar para examinar la sangre y detectar cambios", ha señalado Shaker.

Los siguientes pasos incluyen refinar el sistema para cuantificar con precisión los niveles de glucosa y obtener resultados a través de la piel, lo que, puntualizan los investigadores, "complica el proceso". Además, también están trabajando con Infineon para reducir el tamaño del dispositivo de radar, de modo que sea de bajo coste y potencia.

Los datos analizados por los algoritmos de IA ahora se envían de forma inalámbrica a las computadoras, pero el objetivo final es la tecnología autónoma, similar a los relojes inteligentes que controlan la frecuencia cardíaca. "Espero que veamos un dispositivo portátil en el mercado dentro de los próximos cinco años. Hay desafíos, pero la investigación ha ido a un buen ritmo", ha concluido el investigador.