19 de diciembre de 2017

Investigan si la vitamina D mejora el resultado de la reproducción asistida

Investigan si la vitamina D mejora el resultado de la reproducción asistida
SUKHAREVSKYY DMYTRO

MADRID, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

Investigadores piden que se realice un ensayo clínico aleatorizado para analizar el posible papel de la administración de suplementos de vitamina D en la mejora de las tasas de nacidos vivos después del tratamiento de reproducción asistida (ART, por sus siglas en inglés), tras los datos de una revisión y un meta-análisis que se publican este miércoles en 'Human Reproduction'.

Estos trabajos muestran una fuerte relación entre bajas concentraciones de vitamina D en las mujeres y menores tasas de nacidos vivos después de ART en comparación con mujeres que tienen la cantidad correcta de vitamina D en sus cuerpos.

Los investigadores, dirigidos por el doctor Justin Chu, de la Universidad de Birmingham, en Reino Unido, advierten que sus hallazgos no significan que la suplementación de vitamina D necesariamente mejore las posibilidades de las mujeres de tener un bebé después de la ART, ya que su análisis solo puede mostrar una asociación y no que tener concentraciones suficientes de vitamina D en realidad llevan a mejores tasas de natalidad.

"Aunque se ha identificado una asociación, el efecto beneficioso de la corrección de la deficiencia o insuficiencia de vitamina D debe probarse mediante la realización de un ensayo clínico. Mientras tanto, las mujeres que desean lograr un embarazo exitoso no deben ir corriendo a su farmacia local para comprar suplementos de vitamina D hasta que sepamos más acerca de sus efectos. Es posible una sobredosis de vitamina D y esto puede llevar a que se acumule demasiado calcio en el cuerpo, lo que puede debilitar los huesos y dañar el corazón y los riñones", afirma Chu, profesor clínico y investigador especializado en Obstetricia y Ginecología en la Universidad de Birmingham y en el Hospital de Birmingham y de Mujeres y 'Children's NHS Foundation Trust'.

Los investigadores analizaron datos de 11 estudios publicados que incluyeron a 2.700 mujeres sometidas a ART (fecundación in vitro (FIV), inyección intracitoplásmica de esperma (ICSI) y/o transferencia de embriones congelados) y cuyo estado de vitamina D se había verificado mediante análisis de sangre.

Descubrieron que los nacidos vivos eran un tercio más propensos a darse en mujeres que tenían la cantidad correcta de vitamina D en comparación con las mujeres que no la tenían. Las concentraciones de vitamina D de más de 75 nanomoles por litro de sangre (nmol/L) se consideraron suficientes, las concentraciones de menos de 75 nmol/L se consideraron insuficientes y menos de 50 nmol/L se consideraron deficientes.

Se observó un resultado similar cuando los investigadores analizaron los resultados de las pruebas de embarazo y los embarazos clínicos (en los que se podía detectar un latido del corazón fetal). En comparación con las mujeres que tenían concentraciones de vitamina D deficientes o insuficientes, las que poseían suficiente vitamina D registraban un 34 por ciento más de probabilidades de tener una prueba de embarazo positiva y un 46 por ciento más de probabilidades de lograr un embarazo clínico. No se encontraron asociaciones entre el aborto espontáneo y las concentraciones de vitamina D.

PODRÍA INFLUIR EN EL ÉXITO DE LA IMPLANTACIÓN DEL EMBRIÓN

El coautor, Ioannis Gallos, conferencista, académico y especialista en Medicina Reproductiva y Cirugía en las mismas instituciones, apunta: "Un hallazgo sorprendente fue la alta prevalencia de deficiencia de vitamina D entre estas mujeres. Encontramos que solo el 26 porciento de las mujeres en los estudios tenía concentraciones suficientes de vitamina D, el 35 por ciento presentaba concentraciones deficientes y el 45 por ciento poseía concentraciones insuficientes".

La principal fuente de vitamina D para las personas es la luz solar. En los meses de invierno, puede ser difícil obtener suficiente vitamina D y, además, algunas personas corren más riesgo de deficiencia de vitamina D, por ejemplo, aquellos que no salen mucho al aire libre, personas con piel oscura, africanos, afro-caribeños y del sur de Asia, y quienes usan ropa que cubre la mayor parte de su piel cuando están afuera.

Otros estudios han demostrado que hay tasas de concepción más altas en verano y otoño cuando se espera que las mujeres tengan más vitamina D debido a la exposición al sol del verano. Los alimentos como el pescado azul, la carne roja, el hígado y las yemas de huevo también proporcionan vitamina D, además de los suplementos de vitamina D.

Los investigadores dicen que los posibles mecanismos del papel desempeñado por la vitamina D en el embarazo pueden ser que afectan al éxito de la implantación del embrión en el útero de alguna manera o que es una indicación del bienestar general de las mujeres.

"El análisis de las concentraciones de vitamina D es relativamente barato y ampliamente disponible, y su tratamiento no es costoso --señala. Chu--. Podría ser que la corrección de la deficiencia de vitamina D podría beneficiar a las mujeres que se someten a tratamiento de reproducción asistida, pero se necesita más investigación para probar esto".

El estudio tenía algunas limitaciones, como el hecho de que los estudios analizados a menudo fueron bastante diferentes y que la vitamina D se evaluó antes de que se comenzara el ART en algunos análisis y en el momento en que se obtuvieron los óvulos de las mujeres en otros trabajos.