13 de julio de 2015

Investigan si el tabaco puede favorecer la aparición de esquizofrenia y psicosis

MADRID, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del King's College London's Institute of Psychiatry (Reino Unido) han publicado un estudio en el que describe una relación entre el consumo de tabaco y un mayor riesgo en la aparición de esquizofrenia y psicosis.

El experto en el estudio de la psicosis y co-autor del estudio, James MacCabe, ha explicado que "aunque es difícil determinar la dirección de la relación de causalidad, nuestros resultados indican que el consumo de tabaco podría ser un factor de riesgo en el desarrollo de psicosis", al igual que otros elementos como la genética, la alimentación y los hábitos de vida, ha añadido.

Para realizar la investigación se analizaron las tasas relativas de psicosis de aproximadamente 15.000 participantes fumadores y 273.000 no fumadores. Entre los pacientes que ya habían sufrido un primer episodio de psicosis, un 57 por ciento eran fumadores.

El profesor de Investigación Psiquiátrica del King's College London's Institute of Psychiatry, Robin Murray, ha señalado que "el exceso de dopamina es la mejor explicación biológica que se encuentra para las enfermedades psicóticas. Es posible que la exposición a la nicotina, que aumenta la liberación de dopamina, pueda favorecer el desarrollo de psicosis".

La esquizofrenia es un trastorno mental que afecta a una de cada 100 personas y suele comenzar en la edad adulta. Sus síntomas más comunes son alteraciones en el pensamiento y la percepción y la psicosis, durante la cual los pacientes pueden experimentar ilusiones, paranoia y escuchar voces en su cabeza. Aunque algunos investigadores ya habían relacionado el consumo de tabaco con esta patología, todavía muchos médicos recomiendan el consumo de tabaco para contrarrestar los síntomas o los efectos secundarios de la medicación.

Algunos estudios anteriores también relacionaron el cannabis con el desarrollo de la psicosis, un tema que ha abierto un debate sobre si realmente existe esa relación de causalidad o más bien el paciente que consume cannabis puede tener una genética que favorezca la aparición de la esquizofrenia. MacCabe ha afirmado que los resultados de esta investigación pueden demostrar que "el enemigo real es el tabaco, no el cannabis", ya que el cannabis se suele consumir con tabaco.