29 de junio de 2020

Investigan una poderosa proteína implicada en el desarrollo de anticuerpos

Investigan una poderosa proteína implicada en el desarrollo de anticuerpos
Laboratorio recurso - PIXABAY - ARCHIVO

MADRID, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

Científicos del Instituto de Inmunología de La Jolla (LJI), en Estados Unidos, han descubierto una nueva forma potencial de combatir mejor una serie de enfermedades infecciosas, cánceres e incluso enfermedades autoinmunes.

El nuevo estudio, publicado en la revista 'Nature Immunology', muestra cómo una proteína funciona como un "regulador maestro" en el sistema inmune. La investigación es un paso importante hacia el diseño de vacunas y terapias que pueden "activar" las células inmunes que ayudan a producir anticuerpos para combatir enfermedades. Los científicos también pueden "apagar" estas células para contrarrestar la disfunción de las células inmunes en las enfermedades autoinmunes.

"Este tipo de células (células Tfh) a veces hace cosas perjudiciales en las enfermedades autoinmunes, en particular las enfermedades autoanticuerpos como el lupus, la artritis reumatoide y el síndrome de Sjogren --señala el investigador de LJI Shane Crotty, que dirigió la investigación--. Entonces, con suerte, nuestro conocimiento fundamental sobre los circuitos de esta célula puede ayudarnos a entender cómo desactivarla en las enfermedades autoinmunes".

El laboratorio de Crotty estudia piezas clave del sistema inmunitario, como diferentes tipos de células T auxiliares. En 2009, su laboratorio publicó un trabajo que muestra que una proteína llamada Bcl6 controla cómo las células T auxiliares se diferencian para realizar diferentes trabajos en el cuerpo. Descubrieron que Bcl6 hace que las células T auxiliares se conviertan en células T foliculares auxiliares (Tfh), que trabajan con las células B para producir anticuerpos potentes.

Este fue un avance importante, pero el laboratorio de Crotty todavía quería saber que hacía exactamente Bcl6 a las células Tfh, ya que responder esta pregunta podría abrir la puerta al control de las respuestas inmunitarias.

"Existe un gran interés en el uso de la biología asociada a las células Tfh para mejorar las vacunas --explica Crotty--. También existe un gran interés en enfocarse en la biología asociada a las células Tfh para intervenciones terapéuticas en enfermedades autoinmunes humanas, alergias, aterosclerosis, trasplantes de órganos y cáncer".

Para el nuevo estudio, Crotty lideró un trabajo complejo para probar teorías competitivas sobre cómo Bcl6 controla Tfh. Los investigadores utilizaron modelos de ratones y una variedad de herramientas de secuenciación genética para determinar que las células Tfh realmente necesitan Bcl6 para existir.

Mirando más de cerca, los investigadores encontraron que Bcl6 actúa principalmente como un represor en las células T auxiliares, lo que significa que bloquea la expresión de otras proteínas en estas células a través de una serie de interruptores genéticos, que mapearon.

Estos nuevos mapas muestran que Bcl6 controla un 'doble circuito negativo'. "La proteína Bcl6 activa este tipo de célula, pero es una proteína que solo se sabe que apaga las cosas. Entonces, hicimos muchos experimentos para descubrir que controla las células mediante una serie de negativos dobles. Apaga genes que apagan otros genes", explica Crotty.

Bcl6 bloquea la expresión de dos proteínas que normalmente detienen la diferenciación de células Tfh. Cuando Bcl6 hace su trabajo, las células T auxiliares son libres de convertirse en células Tfh cuando el cuerpo las necesita.

La nueva investigación brinda a los científicos una guía sobre cómo podrían activar o desactivar Bcl6 para controlar las respuestas inmunitarias, dice Crotty. "Seguramente ahora se pondrá mayor énfasis en cómo aplicar ese conocimiento a la terapéutica relacionada con Tfh", agrega.

El cuerpo también usa los tipos de circuitos genéticos controlados por Bcl6 para mantenerse saludable y no producir anticuerpos que atacan por error las propias células del cuerpo. "El sistema necesita autocorregirse y detener el ataque. Si se necesita una respuesta inmune para combatir un patógeno, el cuerpo necesita reiniciarse y volver a un estado estable", dice Crotty.

Pero las deficiencias en este sistema Bcl6-Tfh pueden conducir a autoinmunidad o inmunodeficiencia. La nueva investigación sugiere que ajustar las respuestas inmunes a través de Bcl6 también podría ayudar a controlar las enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple y la diabetes tipo 1.

A través de Bcl6, Tfh teóricamente también puede atenuarse para tratar alergias, rechazo de órganos trasplantados y para ayudar a prevenir la aterosclerosis.

"Ahora se entiende que la enfermedad cardíaca tiene un gran componente inmunológico, como en demasiada inflamación", dice Crotty. Los mejores tratamientos contra el cáncer también podrían incluir ajustar la Tfh para disminuir las respuestas inmunitarias no deseadas a la terapia, agrega.

Crotty agrega que la forma en que Bcl6 opera para controlar la expresión positiva del gen Tfh puede representar un modelo por el cual estudiar otros interruptores biológicos desconcertantes. "Tuvimos que hacer mucha genética para conectar los puntos, pero este circuito doble negativo en realidad puede ser la forma en que se controlan muchas células del sistema inmunitario", destaca.

Contador

Lo más leído