2 de julio de 2015

Investigan cómo se forman nuevos recuerdos

Investigan cómo se forman nuevos recuerdos
UAB

MADRID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de California-Los Ángeles (UCLA), en Estados Unidos, y de Reino Unido han descubierto que las neuronas en una región específica del cerebro desempeñan un papel clave en la rápida formación de recuerdos sobre todos los eventos del día, un hallazgo que puede dar lugar a una mejor comprensión de la pérdida de memoria y nuevos métodos para luchar contra la enfermedad de Alzheimer y otras patologías neurológicas.

En concreto, el estudio examinó las neuronas en el lóbulo temporal medial en relación con la memoria episódica, la capacidad del cerebro para recordar conscientemente eventos experimentados y situaciones como encontrarse con un viejo amigo de la escuela en la ópera. La memoria episódica registra estas experiencias únicas y se basa en la rápida formación de nuevas asociaciones en el cerebro.

El equipo fue capaz de registrar las neuronas individuales en el lóbulo temporal medial y encontró que las células cambiaron su encendido para codificar nuevas asociaciones --como encontrarse con un viejo amigo de la escuela en la ópera-- en el momento exacto de la experiencia, señala el autor del estudio Itzhak Fried, profesor de Neurocirugía y Psiquiatría y Ciencias Bioconductuales en la Escuela David Geffen de Medicina en UCLA y el Instituto Semel para la Neurociencia y Comportamiento Humano.

"Este estudio va al corazón del código neuronal subyacente de uno de los aspectos más fundamentales de la cognición y la memoria humana: la formación de asociaciones. El hallazgo sorprendente fue que el código básico es muy explícito a nivel de las neuronas individuales en el cerebro del ser humano --apunta Fried--. Grabar dicha actividad de una sola célula solitaria en una multitud de miles de millones de neuronas en el cerebro de un paciente en una sala de hospital es un logro técnico que sólo unos pocos lugares en el mundo pueden lograr".

En el estudio, que se publica este miércoles en 'Neuron', participaron 14 pacientes con epilepsia severa que fueron hospitalizados en UCLA y a los que se les implantaron electrodos en el cerebro para identificar el foco epiléptico para una posible intervención quirúrgica. La grabación del cerebro en este estudio, en el que se identificaron más de 600 neuronas del lóbulo temporal medial, llevó cinco años e implicó la proyección a parejas de pacientes de imágenes no relacionadas, una de una persona y otra de un lugar, para construir una asociación significativa diseñando el recuerdo episódica de conocer a una persona en un lugar determinado.

Se mostró a los pacientes alrededor de cien imágenes de celebridades, animales y lugares, y el equipo de investigación analizó la actividad de codificación de las neuronas individuales en el cerebro a medida que se registraban las imágenes. Con este primer análisis, el equipo encontró las neuronas que respondían a una o más fotos. Durante un segundo análisis, el equipo creó imágenes contextuales compuestas que muestran a una persona en un lugar --por ejemplo, Clint Eastwood en la Torre de Pisa-- y estudió la actividad de las neuronas individuales mientras que los pacientes aprendían estas asociaciones.

El primer autor del estudio, Matías J. Ison, profesor de Bioingeniería en el Departamento de Ingeniería, de la Universidad de Leicester, en Reino Unido, subraya que el equipo ha conseguido mostrar por primera vez que la velocidad a la que se codifican las asociaciones complejas es compatible con los mecanismos básicos de creación de la memoria episódica.

"Habíamos planteado la hipótesis de que seríamos capaces de ver algunos cambios en la activación de las neuronas. Pero el hecho sorprendente fue que estos cambios fueron dramáticos, en el sentido de las neuronas que son muy silenciosas o muy activas, y que ocurrió en el momento exacto de aprendizaje", afirma.

Fried subraya que entender los fundamentos de la formación de los recuerdos episódicos es un problema central en la neurociencia y puede ser de importante relevancia clínica, ya que este tipo de memoria se ve afectado en pacientes que sufren la enfermedad de Alzheimer y otras patologías neurológicas.

"La pérdida de la función de la memoria es una de las afecciones más devastadores de la condición humana -resalta Fried--. Este estudio que analiza los fundamentos básicos de la creación de asociaciones es un paso importante en la comprensión de la base fisiológica necesaria para el desarrollo de nuevas interfaces con el cerebro humano que algún día podría mejorar la vida de los pacientes neurológicos con deterioro de la memoria".