26 de febrero de 2014

Investigadores valencianos prevén sacar al mercado en dos años unas tiras reactivas para diagnosticar la sepsis

Investigadores valencianos prevén sacar al mercado en dos años unas tiras reactivas para diagnosticar la sepsis
EUROPA PRESS

VALENCIA, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de investigadores valencianos prevé sacar al mercado en dos años, para 2016, unas tiras reactivas que en contacto con la sangre pueden diagnosticar en 15 ó 20 minutos si una persona sufre una sepsis, una afección producida por la presencia en la sangre de microorganismos patógenos o de sus toxinas, una enfermedad que causa el 26 por ciento de las muertes en el mundo subdesarrollado en los recién nacidos.

Al respecto, el doctor José Luis García, investigador del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Raras (Ciberer) en la Universitat de València, ha explicado que este mes de enero han comenzado a desarrollar este proyecto, con el que ganaron un premio de 250.000 dólares en otorgado por el consorcio internacional Saving Lives at Birth.

Este proyecto, en el que participan además de la Universitat Politécnica de Valencia (UPV) y las empresas Bioarray de Crevillent (Alicante) y Genera Biotech, es uno de los que se ha presentado en la VI Jornada 'Investigar es avanzar', organizada por Ciberer y Feder, dentro de las celebraciones del Día Mundial de las Enfermedades raras.

García ha destacado que se trata de un ejemplo de las ventajas de la reciprocidad en las investigaciones ya que el estudio de las enfermedades raras "ha aportado nociones y posibles proteínas para aplicarlas en enfermedades mayoritarias y, a la vez, la aplicación en estas enfermedades mayoritarias posibilitará desarrollar esta técnica para que sea utilizada también en otras enfermedades raras autoinmunes.

Al respecto, ha explicado que las enfermedades raras al ser monogénicas es "muy fácil usarlas como modelo humano para comprender todos los mecanismos fisiopatológicos que subyace a ese tipo de patología y por extensión a otras enfermedades".

En este caso, ha señalado que tras hacer observaciones experimentales de proteínas histonas en enfermedades autoinmunes se realizaron pruebas en la Unidad del Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Clínico de Valencia para comprobar si era posible detectar estas proteínas como posibles biomarcadores del pronóstico y diagnóstico de la sepsis.

Así, ha indicado que el problema de la sepsis es que "no existe en la actualidad un mecanismo rápido de detección, sino que se basa en escalas y en la realización de muchas pruebas diagnósticas realizadas por laboratorios de muchos servicios" cuando se tiene "un tiempo muy limitado" ya que "hay dar una respuesta terapéutica muy rápida a estos pacientes para asegurar su supervivencia". De hecho, un tercio de pacientes diagnosticados fallece a la semana dependiendo de dónde esté el foco de infección y de su estado inmunológico.

Sin embargo, estas tiras radiactivas harán posible medir en unos 20 minutos la cantidad de proteínas histonas en la sangre y diagnosticar así de manera precoz si el paciente está infectada. En el proyecto, también participa la universidad de Uganda para hacer las pruebas en hospitales del país.

PROBLEMAS DE MEMORIAS EN AFECTADOS PRO EL SÍNDROME DE CUSHING

Por otra parte, la doctora Eugenia Resmini, investigadora del CIBERER en el Hospital Sant Pau de Barcelona, ha presentado en la jornada los resultados de un estudio clínico llevado a cabo en el Hospital Sant Pau de Barcelona con una treintena en pacientes con síndrome de Cushing en el que se concluye que la pérdida de memoria que sufren los enfermos de esta patología endocrina está provocada por un aumento del cortisol, la hormona del estrés.

Al respecto, ha destacado que este estudio puede tener repercusiones también para aquellos pacientes que están tomando altos niveles de glucocorticoides, unos fármacos que se prescriben a diario, y en personas muy estresadas porque podrían "tener los mismos efectos negativos".

Resmini ha explicado que a los pacientes con síndrome de Cushing en activo o ya curados se les realizó una resonancia magnética y una batería de test neuropsicológicos y se descubrió, a que no había nada en la literatura médica, que todos tenían "problemas serios de memoria" y "también alteraciones de metabolitos cerebrales".

De este modo, se constató que el síndrome de Cushing "tiene curación endocrina", pero que estas secuelas de falta de memoria "permanecen" y no se revierten. Por ello, ha destacado que la necesidad de un diagnóstico y tratamiento precoz ya que "cuanto menos tiempo el cerebro esté expuesto a la enfermedad menos dañado quedará".

JORNADA

El Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Raras (CIBERER), dependiente del Instituto de Salud Carlos III, y la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER) han reunido a investigadores y afectados en la 'VI Jornada Investigar es Avanzar', que se ha celebrado en el Centro de Investigación Príncipe Felipe de Valencia. En este encuentro, se han presentado avances en enfermedades neuromusculares, enfermedades metabólicas hereditarias, síndrome de Cushing y síndrome de Williams.

Asimismo, los afectados de FEDER, por su parte, han expuesto sus actuaciones solidarias y su colaboración con la Universitat de València para mejorar la formación de los profesionales sanitarios en enfermedades raras.

Para leer más