19 de agosto de 2020

Investigadores realizan nuevos avances sobre un potencial tratamiento de la artrosis

Investigadores realizan nuevos avances sobre un potencial tratamiento de la artrosis
Manos de persona mayor, artrosis, artritis - PIXABAY - ARCHIVO

MADRID, 19 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio dirigido por la Escuela de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York (Estados Unidos) ha realizado avances sobre un potencial tratamiento de la artrosis. Los investigadores inyectaron adenosina en las articulaciones de los roedores cuyas extremidades habían sido dañadas por la inflamación resultante de una lesión traumática, como un ligamento desgarrado, o por un aumento masivo de peso que presionaba las articulaciones. El daño biológico en estos casos es similar, según los investigadores, al sufrido en la artrosis humana.

Los ratones del estudio, publicado en la revista 'Scientific Reports', recibieron ocho inyecciones semanales de adenosina, lo que provocó tasas de crecimiento del tejido cartilaginoso de entre 50 y 35 por ciento, según las mediciones de los resultados de laboratorio estándar.

Investigaciones anteriores habían demostrado que mantener el suministro de adenosina, conocida por nutrir las células de los condrocitos que producen el cartílago, también prevenía la osteoartritis en modelos animales similares de la enfermedad.

"Nuestro último estudio muestra que la reposición de las reservas de adenosina por medio de inyecciones funciona bien como un tratamiento para la osteoartritis en modelos animales de la enfermedad, y sin efectos secundarios aparentes", explica la autora principal del estudio, Carmen Corciulo.

Los investigadores puntualizan que "es demasiado pronto" para usar este modelo experimental como terapia en las personas, ya que los ensayos clínicos deben esperar un medicamento de prueba que pueda ser almacenado con seguridad durante días, si no semanas, y experimentos en mamíferos más grandes.

Esta investigación es importante porque las pocas terapias farmacológicas existentes para la artrosis, como el paracetamol y los fármacos inhibidores de la COX-2, incluyendo el naproxeno y el ibuprofeno, sólo adormecen el dolor articular, o como el ácido hialurónico, sólo lubrican sus tejidos. Ninguno de ellos detiene la progresión de la enfermedad o invierte el daño. Los analgésicos, como los opiáceos, se prescriben a menudo, pero también son altamente adictivos, advierte.

Para leer más