26 de julio de 2019

Investigadores españoles diseñan una nueva inmunoterapia contra el linfoma difuso de células B grandes

Investigadores españoles diseñan una nueva inmunoterapia contra el linfoma difuso de células B grandes
Linfoma de HodkingFLIKR/CNICHOLSONPATH - ARCHIVO

MADRID, 26 Jul. (EUROPA PRESS) -

Científicos del Cima y la Clínica Universidad de Navarra han diseñado una nueva estrategia de inmunoterapia que combina dos anticuerpos monoclonales, ya aprobados para su uso clínco en otros tipos de cáncer, que consigue tratar más eficazmente el linfoma difuso de células B grandes.

Esta nueva inmunoterapia está compuesta de anti-CD20 (a modo de 'flecha' contra el tumor) y anti-PD1 (a modo de 'revitalizante' de las células inmunitarias que luchan contra el tumor). "La novedad es que la aplicación de esta combinación de inmunoterapia en nuestro modelo animal de linfoma ha mostrado resultados muy esperanzadores, que presentamos como prueba de concepto preclínica. Es una opción terapéutica que podría llegar pronto a pacientes con este tipo de linfoma agresivo en forma de futuros ensayos clínicos", sugiere el doctor Sergio Roa, investigador del Programa de Hemato-oncología del Cima Universidad de Navarra y codirector del estudio.

A partir de ahora, los investigadores se van a centrar en analizar los mecanismos moleculares y la importancia del microambiente tumoral que condicionan la respuesta a este tipo de inmunoterapia, con el objetivo de "conocer más y diseñar mejores" alternativas terapéuticas para esta enfermedad.

Además, estos investigadores, en colaboración con el CIBERONC, han descubierto nuevos mecanismos patogénicos implicados en el desarrollo de este linfoma. "En concreto, hemos identificado 'adicciones' genéticas a las que se 'engancha' el tumor para sobrevivir y estrategias moleculares de camuflaje que podrían convertirse en su propio talón de Aquiles", según explica Roa, cuyo trabajo se ha publicado en la revista 'Blood'.

El investigador del CIBERONC y coautor del trabajo, José Ángel Martínez Cilment, explica que han recapitulado en modelos animales de ratón hasta tres de las rutas moleculares más frecuentemente alteradas en esta enfermedad. Según los autores, "el resultado de este trabajo permite conocer mejor el origen y la progresión del linfoma difuso de células B grandes, ya que evidencia las mutaciones genéticas clave de las que se valen las células tumorales para sobrevivir, proliferar y escaparse de las propias defensas inmunitarias del paciente".

El linfoma difuso de células B grandes representa entre un 30 y un 40 por ciento de los linfomas no Hodgkin y, aunque puede aparecer en cualquier edad, suele afectar principalmente a pacientes de en torno a los 60 años. Son linfomas agresivos, en los que aproximadamente 1 de cada 3 pacientes no responde a las terapias convencionales, por lo que es fundamental avanzar en su conocimiento, para encontrar tratamientos más eficaces.

Contador

Lo más leído