24 de abril de 2019

Investigadores describen el éxito de la 'E. coli' resistente a los medicamentos

Investigadores describen el éxito de la 'E. coli' resistente a los medicamentos
ALISSA ECKERT AND JENNIFER OOSTHUIZEN/CDC

MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un equipo internacional de investigadores ha realizado un análisis de alta resolución de más de 850 genomas farmacorresistentes para identificar las estrategias de supervivencia empleadas por las bacterias de 'Escherichia coli' que son resistentes a los medicamentos.

En un estudio publicado en la revista 'mBio', los investigadores encontraron que aunque las poblaciones de clones de 'E. coli' proliferan rápidamente, no dominan el ambiente huésped. Los análisis revelaron dos maneras distintas en que los clones evolucionan y tienen éxito. Una de ellas es la separación de nichos: los descendientes de la misma cepa bacteriana, o clados, tienen que competir por los mismos recursos. Como resultado, se dispersan y encuentran hábitats separados.

Además, los investigadores encontraron evidencia de que la evolución de los patógenos está moldeada por un proceso llamado selección dependiente de frecuencia negativa (NFDS), que naturalmente limita el tamaño de la población bacteriana.

"En general, la supervivencia de 'E. coli' parece priorizar la amplitud sobre la profundidad. Pueden emerger muy rápidamente y extenderse por todo el mundo muy rápidamente, pero la selección que se les haga al cortarlos evitará que se conviertan en completamente dominantes y superen el espacio de todos los demás 'E. coli'. Nunca hay ningún beneficio en que ninguno de estos clones resistentes a las drogas se convierta en completamente dominante y ocupe el espacio de todos los demás 'E. coli'", señala el colíder del estudio, Alan McNally, de la Universidad de Birmingham (Reino Unido).

Ese acto de equilibrio evolutivo sugiere que los investigadores deberían pensar en cómo los diferentes clones de E. coli viven juntos en el mismo ambiente, o lo que McNally llama "la ecología de los insectos". "No sabemos lo suficiente sobre ecología bacteriana. Para una bacteria 'E. coli', el intestino humano es enorme. En realidad, entender cuánto contacto tienen estos clones entre sí es algo que creo que tenemos que estudiar", concluye.