14 de junio de 2012

Las insulinas basales "han hecho que se hayan producido menos hipoglucemias" en pacientes diabéticos en los últimos años

Los diabéticos tipo 1 tiene 42,9 episodios de este rango al año, mientras que en los pacientes con diabetes tipo 2 la cifra desciende hasta los 16,4

Las insulinas basales "han hecho que se hayan producido menos hipoglucemias" en pacientes diabéticos en los últimos años
EUROPA PRESS

MADRID, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las nuevas insulinas basales "han hecho que se hayan producido menos hipoglucemias" en pacientes diabéticos en los últimos años, según ha explicado la jefa del servicio de Endocrinología y Nutrición de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, la doctora Adela Rovira, con motivo de la presentación de la campaña 'Hipoglucemias: contrólalas, contrólate' por parte de la Federación de Diabéticos Españoles (FEDE).

Para la galena, estas insulinas inyectables "tienen un proceso plano que hace que no se produzcan picos". Sin embargo, no se conforma y afirma estar a la espera "de las súper rápidas y las súper lentas". En cualquier caso, la experta tiene su mejor opinión acerca de las bombas de insulina, las cuales se han extendido entre la población diabética española pero "no tanto" como quisiera.

De hecho, en la implantación de este sistema "se empezó tarde. Estamos a la cola de Europa", sentencia el presidente de FEDE, Ángel Cabrera. Y es que, para Rovira, las bombas de insulina "necesitan de más personal y tiempo" para enseñar a los pacientes "a sacarle todo su rendimiento".

En cuanto a la educación diabetológica, ésta es el motivo de la campaña realizada por FEDE con la colaboración de Novo Nordisk. "Es importante sensibilizar a los profesionales sanitarios, a las Administraciones Públicas y a los diabéticos y sus familiares de las consecuencias que puede tener una hipoglucemia en el paciente", advierte el máximo representante de la federación.

LAS BAJADAS DE GLUCOSA GRAVES PUEDEN PRODUCIR LA MUERTE

En primer y más grave lugar, estas bajadas en el índice de glucosa pueden derivar "en una pérdida de conciencia mediante un coma diabético que puede acabar con la vida del diabético", señala Cabrera. Antes "se pueden producir convulsiones epilépticas", por lo que es necesario tener cuidado durante la noche "al ser el momento más peligroso por no estar conscientes", señala Rovira.

Para detectarlas antes de que se produzcan estas situaciones críticas, la experta señala como síntomas visibles "el hambre, la inquietud, la sudoración o la taquicardia". Según su criterio, esta sintomatología "pone al paciente en aviso de que debe comer o tomar azúcar".

Concretamente, las hipoglucemias se dan cuando la persona tiene un índice de glucosa inferior a 70, pero sólo en diabéticos, ya que en un paciente que no toma fármacos "se considera normal estar en esos índices", observa. Sin embargo, en el paciente significa que "ya ha estado en esas cifras y que pueden bajar aún más", resuelve.

No obstante, si al realizarse el test glucémico el paciente presenta unos niveles inferiores a 50 puntos, la falta de glucosa ya es evidente en el cerebro. "No responde a estímulos, tiene visión borrosa y un estado de confusión", explica Rovira. Por todo ello, considera que el paciente "debe saber manejarse sólo".

Sin embargo, en ocasiones éste no consigue discriminar los síntomas de una hipoglucemia. "En las inadvertidas se producen situaciones graves porque el diabético se acostumbra a los síntomas y vive siempre en hipoglucemia", sostiene. Ante ello, la educación diabetológica debe enseñar al paciente "a saber compensar con hidratos de carbono el exceso de insulina inyectada y conocer su respuesta al estrés o al ejercicio", incide.

LOS PACIENTES TIPO 1 TIENEN 42,9 HIPOGLUCEMIAS ANUALES, POR 16,4 EL RESTO

Las hipoglucemias, que "son barreras en la calidad de vida de los diabéticos, son muy frecuentes", lamenta Rovira. Según la Federación Internacional de Diabetes, se producen 42,9 situaciones de este rango por paciente tipo 1 y año; de las cuales, 1,2 son de carácter severo. Por su parte, los diabéticos tipo 2 tienen 16,4 episodios de este tipo anualmente, siendo 0,4 de ellos de extrema gravedad.

Además, llevan consigo otras complicaciones, ya que "pueden provocar la aparición de arritmias y se les relaciona con el aumento de mortalidad y morbilidad", subraya la endocrina. Por ello, y porque los pacientes "ocupan entre el 20 y 30 por ciento de las camas hospitalarias", los expertos apuestan por una campaña de sensibilización que "contribuye a las sostenibilidad del sistema de salud", afirma Cabrera.

En su opinión, la política sanitaria española "es de intervención y no de prevención, y las Administraciones Públicas no se integran con estas campañas". Ante esta coyuntura, el presidente de FEDE ha demandado "que se pongan en manos de los diabéticos las herramientas necesarias" para controlar su patología.

Por último, Cabrera ha hecho constar que cuando se produce las hipoglucemia, la persona "tiene miedo y los endocrinos tienen que hacer de psicólogos. Las emociones influyen de manera negativa", concluye.