Los inhaladores con película protectora para rinitis alérgica retrasan el uso de otros fármacos peores, según estudio

Los inhaladores con película protectora para rinitis alérgica retrasan el uso de otros fármacos peores, según estudio
30 de octubre de 2018 GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / CATINSYRUP

MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los inhaladores con película protectora para la rinitis alérgica en pediatría podrían retrasar o evitar el uso de otros medicamentos menos inocuos, según se desprende del estudio 'Mejora significativa de los síntomas de rinitis alérgica con el uso de un inhalador con película protectora de la mucosa', que se acaba de presentar en el transcurso del 32 Congreso Nacional de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP), que se celebra en Málaga.

"Aproximadamente el 21 por ciento de la población general y alrededor de un 30 por ciento de los niños sufre algún tipo de rinitis alérgica, una patología de muy amplio espectro, con una clínica que afecta sobre todo a la zona otorrinolaringológica y puede ir desde simple moqueo, congestión nasal, hasta lagrimeo, alteración en la agudeza olfativa, incluso dolores de cabeza asociados o sinusitis, por lo que puede llegar a ser muy incapacitante para el día a día normal y para la concentración escolar", indica la doctora Cynthia Crespo, pediatra del Centro de Atención Primaria Montclar de Barcelona y coordinadora de la investigación.

Se trata de un estudio observacional prospectivo, sistematizado de manera totalmente aleatoria, con un total de 71 niños (45 tratados y 26 de grupo control), con edades desde los 6 hasta los 11 años y una media de edad de 9 años, para valorar el efecto de un inhalador que había incorporado una película protectora que llevaba ácido hialurónico y la posible mejora clínica de rinitis y la clínica relacionada.

La investigación, que duró 45 días con 4 intervenciones (momentos en los que el pediatra interaccionaba con el paciente, ya sea del grupo tratamiento o grupo control), escogió de manera aleatoria a los participantes. Al grupo de tratamiento se le daba el inhalador con la película protectora, y al grupo control no se le daba nada, aunque se le explicaba todo igual y se mantenía el tratamiento que tuvieran de base de los síntomas de rinitis. Más del 90 por ciento de estos niños tenían también otras atopias relacionadas como bronquitis, dermatitis, etcétera.

En cuanto a los resultados, en el grupo con inhalador se encontraron con mejoría significativa el 42 por ciento, moderadamente mejor un 40 por ciento, levemente mejor (11,5%), sin cambios (4,5%) y mucho peor un 2 por ciento. En el grupo de control, mucho mejor (22%), moderadamente mejor (22%), levemente mejor (5,6%) y sin cambios (44,4%).

En cuanto a la congestión nasal solo mejoraron significativamente los niños tratados con el inhalador, grupo que pasó de ser el más afectado al grupo con mejores resultados; así, el inhalador mostró mejoría significativa frente a nada, con significación estadística tras 45 días de tratamiento.

"Desde mi punto de vista, los inhaladores nos ayudan a retrasar o evitar el uso de otros medicamentos menos inocuos; por ejemplo, el uso de corticoides tópicos, no estoy en contra ni mucho menos pues muchas veces son necesarios y es lo único que nos acaba mejorando el síntoma pero, en pediatría, intentamos ser lo más naturales posible. Lo interesante es encontrar tratamientos que están indicados solamente para niños", concluye la doctora Crespo.

Contador