26 de enero de 2016

La información epigenética contenida en el óvulo influye en el desarrollo de la placenta

La información epigenética contenida en el óvulo influye en el desarrollo de la placenta
CHINA PHOTOS/GETTY

MADRID, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de Reino Unido, han descubierto medios previamente no detectados por los cuales la información epigenética contenida en el óvulo influye en el desarrollo de la placenta durante el embarazo. La investigación, que se realizó en ratones y cuyos resultados se presentan en el último número de la revista 'Developmental Cell', indica que la salud de la madre, incluso antes de la concepción, puede influir en la salud de su feto, y abre preguntas sobre cómo la edad de la madre puede influir en el desarrollo de la placenta.

La información epigenética no está codificada dentro de la secuencia de ADN, pero es crítica para determinar qué genes están encendidos o apagados. Una de las maneras en que se consigue esto es a través de la metilación del ADN, un proceso biológico en el que el ADN está marcado químicamente para silenciar genes. Las marcas de metilación del ADN se establecen en cada óvulo durante su desarrollo en los ovarios y después de la fertilización, algunas de estas marcas se pasan al feto y la placenta.

Al explorar el propósito de esta información materna en el desarrollo del feto, se ha puesto el foco en lo que hasta ahora ha sido en un pequeño número de genes denominados genes impresos. Sin embargo, hay cerca de un millar de otras regiones genómicas donde la metilación del óvulo se pasa al embrión temprano, por lo que los científicos de este trabajo exploraron la importancia de este tipo de metilación en el desarrollo de la placenta, un órgano vital en el embarazo.

"Nos sorprendió encontrar que la metilación del ADN del óvulo jugó un papel mucho más importante en el desarrollo de la placenta de metilación que se introduce tras la fecundación, mientras que en el embrión ambas son importantes", explica Miguel Branco, líder del equipo de la Universidad Queen Mary de Londres, Reino Unido, quien dirigió el trabajo. "La evolución, al parecer, ha concedido a las madres las herramientas para controlar el crecimiento de su progenie durante el embarazo dando instrucciones sobre el desarrollo de la placenta", añade.

Mediante el uso de ratones en los que se había bloqueado la metilación del ADN del óvulo, los investigadores vieron que la metilación del ADN que ocurren durante el desarrollo del óvulo era esencial para el desarrollo correcto de la placenta. En particular, la investigación identificó varios genes regulados por la metilación en el óvulo que están implicados en la adhesión celular y la migración, ambas propiedades vitales para las células de la placenta en desarrollo a la hora de establecer conexiones con los tejidos maternos para apoyar el desarrollo del embrión.

"Éste fue un resultado muy emocionante para nosotros --relata Myriam Hemberger, líder del equipo del Instituto Babraham, Reino Unido--. El fenómeno de la impronta genética explica algo de esto, pero nuestros resultados muestran que la importancia de la metilación del ADN en el desarrollo temprano se extiende más allá de la impresión. En concreto, las marcas de metilación del ADN heredadas por vía materna son importantes para la placentación normal, ya que especifican las propiedades celulares, tales como la adhesividad y el carácter invasivo, además de determinar el equilibrio correcto de los tipos de células necesarios en la placenta".

La investigación abre preguntas con respecto a la potencial influencia de la salud materna en el feto mucho antes de la concepción. "Sabemos que la nutrición, el medio ambiente y el envejecimiento afectan al patrón de metilación del ADN en nuestras células, incluyendo las células del óvulo", añade Wolf Reik, jefe del programa de Epigenética del Instituto Babraham. "Una de las preguntas motivadas por esta investigación es si los cambios de metilación del ADN relacionados con la edad podrían contribuir al deterioro de la calidad del óvulo, afectando posteriormente el éxito del embrión o la placenta", concluye.