24 de junio de 2015

La infección por hongos, un problema que afecta principalmente en verano

La infección por hongos, un problema que afecta principalmente en verano
AYUNTAMIENTO DE LLEIDA

   MADRID, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

   En verano crecen los casos de infección por hongos debido a la confluencia de las condiciones ideales para su aparición: las altas temperaturas y el aumento de la humedad, además de una mayor realización de actividad física.

   Las infecciones por hongos suelen tener su origen en las piscinas, los vestuarios y los aseos públicos. Para evitar su aparición, no se debe andar descalzo en estas zonas y hay que extremar la higiene utilizando agentes esporicidas en las áreas comunes.

   Existen factores externos que favorecen la aparición de hongos, como un ambiente húmedo y mal higienizado, una piel muy grasa o las lesiones en las uñas, que producen el lecho ideal para la sobrecolonización de hongos. Además, existen enfermedades y tratamientos que también influyen favorablemente en la aparición de estas infecciones, por ejemplo, los corticoides, los antibióticos de amplio espectro, la diabetes mellitus o los inmunosupresores.

   Una vez que ya se ha producido la infección, los expertos recomiendan aplicar antifúngicos de forma tópica u oral, dependiendo de la extensión de la lesión. Un 8 por ciento de las personas que acuden a las piscinas ha contraído el pie de atleta, la forma más común de infección de hongos, un problema que sufren más adultos que niños. Las zonas más afectadas suelen ser los pies, las uñas, las manos y las ingles.

   Desde la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) recomiendan seguir tres consejos básicos para prevenir la infección por hongos:

   * No caminar descalzo por suelo mojado

   Hay que llevar zapatillas o chanclas en zonas húmedas expuestas al sol y en suelos que estén mojados, como el borde de la piscina o el suelo de los vestuarios.

   * Secarse bien

   Hay que evitar dejar partes húmedas como las corvas, la piel entre los dedos, las axilas, etc.

   * Evitar el sudor excesivo

   Al tomar el sol, algunas zonas del cuerpo generan un exceso de sudoración que puede ser un foco de hongos. También hay que elegir un calzado apropiado y calcetines de algodón transpirables para evitar que los pies suden demasiado.