13 de enero de 2015

La incidencia del cáncer de pulmón disminuye con la altitud

La incidencia del cáncer de pulmón disminuye con la altitud
FLICKR/MATTHEW STRAUBMULLER

MADRID, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores de las universidades estadounidenses de Pennsylvania y California aseguran que los niveles de oxígeno pueden relacionarse con el desarrollo del cáncer tras observar una menor incidencia de tumores pulmonares en lugares de más altitud, una relación que sin embargo no se observó en otros tumores.

   Aunque cerca del 90 por ciento de los casos de cáncer de pulmón están vinculados al consumo de tabaco, este nuevo trabajo que publica la revista 'PeerJ' sugiere que el oxígeno atmosférico también puede desempeñar un papel clave en la carcinogénesis pulmonar.

   El oxígeno es altamente reactivo e incluso cuando es consumido de forma rápida y cuidadosa por las células da lugar a especies reactivas de oxígeno (ROS) que pueden causar daño celular y mutaciones. Mientras que el oxígeno compone el 21 por ciento de la atmósfera general, la presión más baja a mayores elevaciones conlleva una menor cantidad de oxígeno inhalado.

   Esto da lugar a diferencias de hasta el 34,9 por ciento en los niveles registrados en Imperial County, en California, que está a 11 metros por debajo del nivel del mar, o en San Juan County, en Colorado, que está a 3.473 metros de altura.

   Para investigar si el oxígeno inhalado puede ser un carcinógeno humano, los investigadores compararon las tasas de incidencia de cáncer en ambos condados y vieron que a medida que aumenta la altitud la incidencia del cáncer de pulmón es menor.

   El efecto fue dramático, con un descenso en la incidencia de 7,23 casos por cada 100.000 habitantes por cada 1.000 metros (3.281 pies) de altitud, lo que equivale a aproximadamente un 13 por ciento de la incidencia media del cáncer de pulmón, que está en 56,8 casos por cada 100.000 habitantes. Una variedad estadísticamente significativa que corrobora que esta relación no se debe al azar.

   No obstante, argumentan los expertos, la relación no prueba que el oxígeno provoque cáncer de pulmón ya que el estudio observó a grupos de personas y no a individuos, por lo que se deben medir otras muchas variables que también pueden estar relacionadas con la altura.

   Lo que sí evaluaron los investigadores fueron otros parámetros como la prevalencia del tabaquismo y los niveles educativos, y en todos los casos la relación fue consistente. En cambio, al analizar la incidencia de los tumores de mama, colorrectal y de próstata, la asociación era débil o no existía, por lo que puede el riesgo puede estar relacionado con la inhalación del oxígeno.

   Los autores esperan que estos resultados sirvan para iniciar nuevos estudios en diferentes regiones e incorporar indicadores individuales para garantizar una mejor evidencia científica. "Si los futuros análisis confirman esta relación, las implicaciones médicas podrían ser grandes", han defendido.