2 de junio de 2020

La iluminación artificial puede afectar al estado de ánimo de los adolescentes

La iluminación artificial puede afectar al estado de ánimo de los adolescentes
La discriminación sufrida por los adolescentes podría afectar a la salud de sus madres, según un estudio. - PIXABAY - ARCHIVO

MADRID, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

La iluminación artificial puede afectar al estado de ánimo de los adolescentes, según un estudio que han llevado a cabo el profesor de Química y Bioquímica, David Baeza Moyano, y el profesor de Arquitectura, Roberto Alonso González Lezcano, de la Universidad CEU San Pablo; y la profesora Mónica San Juan Fernández, de la Universidad Antonio de Nebrija.

El objetivo de este trabajo, publicado en la revista 'Sustainability', esra analizar los artículos publicados sobre este tema, intentar dilucidar con la información existente, la composición espectral e irradiancia de las nuevas luminarias LED para su uso en el hogar, en espacios públicos como los centros educativos y la luz emitida por equipos portátiles pensando en sus consecuencias sobre los adolescentes.

En los últimos años, se han publicado artículos sobre los efectos no visuales de la luz y, concretamente, sobre la emitida por las nuevas luminarias con LED y por las pantallas de televisores, equipos informáticos y móviles. El creciente uso desde edades tempranas de equipos electrónicos hasta altas horas de la noche ha despertado la curiosidad y el temor sobre las consecuencias sobre las personas y especialmente en los niños y adolescentes. Hay múltiples estudios en los que se asocia el nivel de luz ambiental en la habitación durante el período de sueño con enfermedades derivadas de la cronofisrupción como diabetes, obesidad, depresión y desórdenes afectivos.

Los resultados de esta investigación muestran que la cantidad de luz azul emitida por los equipos electrónicos es incluso menor que el de las luminarias utilizadas hasta este momento y miles de veces menor que la irradiancia solar. De acuerdo con las investigaciones realizadas hasta ahora, la luz recibida de luminarias por la noche y de equipos electrónicos utilizados por los adolescentes, por muy baja que sea, se cree que sí puede influir en el equilibrio de los ciclos circadianos y en la calidad del sueño de manera negativa.