14 de julio de 2020

Identificar el osteosarcoma, el cáncer de hueso más frecuente en jóvenes

Identificar el osteosarcoma, el cáncer de hueso más frecuente en jóvenes
Osteosarcoma, problemas en los huesos - SHIDLOVSKI/GETTY - ARCHIVO

MADRID, 14 Jul. (EDIZIONES) -

El osteosarcoma es un tumor originado en el hueso. De hecho, es el tumor más frecuente en el hueso. Eso sí, a pesar de serlo, se trata de un tumor relativamente infrecuente, raro, pero esto no quiere decir que sea desconocido, ya que tiene muy bien establecido el tratamiento.

Así lo asegura en una entrevista con Infosalus el doctor Xavier García del Muro, director de la Unidad de Sarcomas y Tumores Genitorurinarios de IOB Institute of Oncology de Barcelona, quien precisa que es un tumor muy característico de edades jóvenes, entre los 5 y los 25 años, pero que se ve especialmente en adolescentes. "Aunque el pico más importante tiene lugar en la adolescencia, entre los 15 y 19, donde es más frecuente", matiza.

Eso sí, el también profesor asociado de Oncología Clínica de la Universidad de Barcelona sostiene que aunque en la edad joven es cuando el osteosarcoma es más frecuente, también a partir de los 60 hay otro pico de frecuencia, aunque con otras características diferentes. "En general tiene peor pronóstico, quizá porque los tratamientos no son tan agresivos como se puede hacer en el paciente joven", mantiene.

PRINCIPALES SÍNTOMAS

Centrándonos en el paciente joven, el doctor García del Muro mantiene que el dolor persistente es el principal síntoma. "Es bastante indolente al principio, no es muy llamativo, y a veces se relaciona con el ejercicio después de hacerlo. Como es edad de crecimiento no se le suele dar importancia al principio hasta que éste se hace continuo. Es un dolor que persiste en reposo, por la noche no cede el dolor", describe el experto del IOB Institute Of Oncology.

Aquí insiste en que los dolores óseos banales son muy frecuentes en el adolescente y joven, si bien el dolor que nos puede poner más en alarma es muy persistente, sin una clara relación con el ejercicio. "Hay que dejar claro que la gran mayoría de dolores no tienen nada que ver con el osteosarcoma, y sí son propios de procesos de otro tipo. Es un dolor atípico, persistente, y que además no tiene una clara relación con el ejercicio", matiza el oncólogo médico especializado en sarcomas y tumores genitourinarios.

Para el diagnóstico, el doctor García del Muro mantiene que hay que realizar una radiografía simple, donde ya se puede apreciar algún signo de alarma. Después, se procede con las exploraciones más sofisticadas, como el TAC o la Resonancia magnética, y por último, la biopsia, que permitirá un diagnóstico preciso.

A su vez, remarca que el 50% de osteosarcomas en el joven se localizan en la rodilla, y después también se pueden originar en el húmero o en la pelvis. Es un poco más frecuente en chicos, según puntualiza.

En cuanto al tratamiento, el experto del IOB Institute of Oncology subraya que está muy bien establecido, si bien aclara que es complejo y requiere de un equipo multidisciplinar experto en la materia. "Es fundamental en este tipo de tumores un buen cirujano ortopédico experto en osteosarcomas, y que estos se traten en hospitales de referencia para esta enfermedad", añade el director de la Unidad de Sarcomas y Tumores Genitorurinarios de IOB Institute of Oncology de Barcelona.

Con todo ello, celebra que en la actualidad, si se combinan una buena cirugía y un tratamiento adecuado de quimioterapia, se consiguen curar hasta un 70% de casos, y además se logra una curación total. "Realmente, los resultados hoy en día son muy buenos, no todo lo deseables que nos gustaría, porque gustaría curar más, pero con respecto a otros cánceres son buenos resultados. Antes de la quimioterapia, en los 80, se curaban un 20% de los osteosarcomas, por lo que la quimioterapia juega un papel importante", agrega.

Además, el oncólogo médico subraya que anteriormente en la mayor parte de casos había que recurrir a la amputación de la extremidad, una práctica que hoy en día es muy raro que se haga, sólo en caso de complicaciones muy graves.

Generalmente, una vez diagnosticado con biopsia el osteosarcoma, se empieza el tratamiento de quimioterapia, con el objetivo de reducir el riesgo de que aparezcan metástasis, y también facilitar la cirugía. "Suele ser una quimio de 9 a 12 semanas, y después de la cirugía se dan otras sesiones de quimioterapia preventivas", añade.

"Es un tratamiento complejo y duro pero los resultados son buenos en general. Incluso algunos de los pacientes con metástasis en el momento del diagnóstico se pueden curar con cirugías y nuevas quimioterapias", recalca el profesor asociado de Oncología Clínica de la Universidad de Barcelona.

Finalmente, el doctor García del Muro remarca que es importante también el conocer que en este momento están en estudio, todavía en fase de investigación, nuevos tratamientos de inmunoterapia pero "con resultados iniciales prometedores", por lo que se espera que en estos años futuros todavía se consigan mejorar los resultados.

Contador

Para leer más


Lo más leído