26 de enero de 2016

Identifican un proceso celular "clave" en el desarrollo temprano del cáncer de hígado

Identifican un proceso celular "clave" en el desarrollo temprano del cáncer de hígado
GETTY//KRISHNA KUMAR

BARCELONA, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un estudio liderado por el Institut d'Investigació Biomèdica de Bellvitge (Idibell) ha identificado una vía de señalización celular, la del factor de crecimiento epidérmico (EGF), que es "clave" en el desarrollo temprano del cáncer de hígado.

El trabajo, publicado en la revista 'Hepatology', ha sido liderado por la doctora del Idibell Isabel Fabregat y la de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) Aránzazu Sánchez, ha informado este martes el centro en un comunicado.

Los investigadores han desarrollado un modelo de ratón modificado genéticamente que permite, por primera vez, estudiar el papel de esta vía de señalización celular en patologías hepáticas, como el cáncer de hígado (hepatocarcinogénesis), la fibrosis hepática o la inflamación.

El estudio proporciona una "herramienta única" para el estudio de la importancia de esta vía en procesos fisiopatológicos del hígado, sin afectar a la vía en otros tipos celulares del organismo.

Esta vía --un grupo de moléculas de una célula que trabajan juntas para controlar una o más funciones de las células-- interviene en la regulación de la inflamación y tiene una repercusión en los estados tempranos del cáncer de hígado, los pre-nódulos.

ATENUACIÓN DE LA VÍA

El ratón transgénico sobre el que se basan los experimentos del trabajo expresa una forma truncada --sin un dominio llamado tirosina-quinasa-- del receptor celular del factor de crecimiento EGF (EGFR).

El estudio ha observado que produce una atenuación significativa (pero no total) y permanente de la vía de señalización celular; esto conduce a una disminución de la inflamación de las células del hígado y a un descenso del desarrollo de los estadios tempranos del cáncer de hígado.

El trabajo se ha realizado en estrecha colaboración con investigadores del Ciemat y de dos centros del Csic --el CNB y el IIB-Alberto Sols, en Madrid--, así como con investigadores clínicos del Hospital Universitario de Bellvitge en Barcelona.