22 de enero de 2019

Identifican neuronas responsables de que reconozcamos las caras

Identifican neuronas responsables de que reconozcamos las caras
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / G-STOCKSTUDIO

MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

Imagina un mundo donde todos tengan la misma cara. Ese sería un mundo muy diferente al que conocemos. En nuestro mundo, en el que las caras son diferentes, las caras transmiten información esencial. Por ejemplo, la mayoría de nosotros puede reconocer el rostro de una celebridad, aunque solo aparezca por una fracción de segundo o la cara de un viejo amigo de la universidad, incluso después de décadas de no haberlo visto.

Muchos de nosotros podemos sentir el estado de ánimo de otra persona solo por la expresión facial. A menudo, podemos establecer si una persona es digna de confianza con solo mirarla a la cara. A pesar de la investigación intensiva, cómo logra el cerebro todos estos comportamientos sigue siendo un gran misterio.

Un nuevo estudio publicado en 'Neurology', la revista médica de la Academia Americana de Neurología (número del 22 de enero de 2019), identifica las neuronas en la corteza visual humana que responden de manera selectiva a las caras. El estudio fue llevado a cabo por el doctor Vadim Axelrod, jefe del Laboratorio de Conciencia y Cognición en el Centro Multidisciplinario de Investigación Cerebral Gonda (Goldschmied) en la Universidad de Bar-Ilan, Israel, en colaboración con un equipo del Instituto del Cerveau y de la Moelle Épinière y Pitié-Salpêtrière Hospital, en Francia.

Los científicos demostraron que las neuronas en la corteza visual (en zonas aledañas al área de la cara fusiforme) respondieron mucho más a las caras que a los paisajes u objetos de la ciudad. Se encontró una alta respuesta para los rostros de personajes famosos (por ejemplo, Charles Aznavour, Nicolas Sarkozy, Catherine Deneuve, Louis De Funes) y para rostros desconocidos para el participante en el experimento. En un experimento adicional, las neuronas mostraron una selectividad facial a rostros humanos y animales que aparecieron dentro de una película (un clip de 'El Circo', de Charlie Chaplin).

"A principios de la década de 1970, el profesor Charles Gross y sus colegas descubrieron las neuronas en la corteza visual de los monos macacos que respondían a las caras. En los seres humanos, la actividad selectiva de la cara ha sido ampliamente investigada, principalmente utilizando herramientas no invasivas como imagen de resonancia magnética funcional (fMRI) y electrofisiología (EEG)", explica el autor principal del artículo, el doctor Axelrod.

Y añade: "Sorprendentemente, nunca se han identificado antes en humanos las neuronas faciales en la corteza visual temporal posterior. En nuestro estudio, tuvimos una oportunidad muy rara de registrar la actividad neural en un solo paciente mientras se implantaban microelectrodos en las proximidades del área de la cara fusiforme: la región más grande y probablemente la más importante de la cara del cerebro humano".

Probablemente, las neuronas más conocidas que responden a las caras han sido las llamadas "células de Jennifer Aniston", las neuronas en el lóbulo temporal medial que responden a diferentes imágenes de una persona específica (por ejemplo, Jennifer Aniston en el estudio original publicado en 'Nature' por Quiroga y colegas en 2005).

"Pero las neuronas en la corteza visual sobre las que informamos aquí son muy diferentes de las neuronas en el lóbulo temporal medio --enfatiza el doctor Axelrod--. Primero, las neuronas en la corteza visual responden vigorosamente a cualquier tipo de cara, independientemente de la identidad de la persona. En segundo lugar, responden mucho antes. Específicamente, mientras que en nuestro caso se pudo observar una respuesta fuerte dentro de los 150 milisegundos de mostrar la imagen, las "células de Jennifer Aniston" generalmente tardan 300 milisegundos o más en responder".

Los resultados actuales proporcionan información única sobre el funcionamiento del cerebro humano a nivel celular durante el procesamiento facial. Estos hallazgos también ayudan a unir la comprensión de los mecanismos de cara a través de las especies (es decir, monos y seres humanos). "Es realmente emocionante --afirma Axelrod-- que después de casi medio siglo desde el descubrimiento de las neuronas faciales en los monos macacos, ahora es posible demostrar neuronas similares en los humanos".