Identifican genes clave en la orientación de células en la formación de tejidos y órganos

La investigación catalana se ha basado en moscas de la fruta

Identifican genes clave en la orientación de células en la formación de tejidos y órganos
5 de diciembre de 2018 PIXABAY

BARCELONA, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Institut de Biologia Molecular de Barcelona (IBMB) del CSIC han descubierto genes que tienen un papel clave en la alineación y orientación de las células epiteliales, y una "vía de señalización --grupos de células que activan a otras-- indispensable para la formación correcta del organismo", los órganos y los tejidos.

El estudio, publicado en la revista 'Cell Reports', ha demostrado que los genes Dachsous, Fat y Four-jointed son esenciales para la correcta orientación de las células con el eje anteroposterior --del vientre a la espalda-- del animal, tras un análisis en la mosca de la fruta (Drosophila).

El complejo entre estos tres genes "proporciona las señales posicionales necesarias para llevar las células individuales a una alineación uniforme" y ordenada, orientada axialmente, según los científicos, ha explicado en un comunicado CSIC Catalunya.

Han añadido que estos genes afectan a la coordinación global de las células y sus respectivas orientaciones en el espacio, "lo que es esencial para la funcionalidad del tejido", y han sugerido que la señalización que hacen puede ser crucial para que los tejidos se vuelvan uniformes en otros procesos morfogenéticos o durante su reparación.

CREACIÓN DE ÓRGANOS

Para el desarrollo de un ser vivo, es clave la organización de los órganos en el espacio, y esto requiere controlar la medida de las células, su diferenciación, su movimiento, y la posición y orientación en los tejidos, a través de las señales que reciben las células y que les indican cuáles tienen que ser.

En la mosca de la fruta, un modelo experimental de laboratorio, la epidermis de sus segmentos abdominales se crea 'de novo' a través del reemplazo de las células de la epidermis (piel) de la larva por células de origen embrionario (histoblastos) que formarán varios órganos sensoriales y la epidermis del insecto adulto.

A medida que los histoblastos proliferan --expandiéndose y uniéndose-- tienen que irse orientando correctamente y de forma uniforme en el cuerpo del insecto, y en este nuevo trabajo, los investigadores han visto que los cambios de los histoblastos respecto al eje corresponden a la expresión del gen Fat en combinación con la actividad del gen Dachsous.

Ambos genes codifican por moléculas (cadherinas) responsables de las uniones entre células y que participan en mantener la integridad de los tejidos animales.

Contador