9 de septiembre de 2019

Identifican biomarcadores para predecir si una persona infectada con malaria enfermará

Identifican biomarcadores para predecir si una persona infectada con malaria enfermará
MalariaMEDICUS MUNDI - ARCHIVO

MADRID, 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos han identificado biomarcadores basados en la firma inmunológica que podrían predecir si los niños infectados con malaria desarrollarán fiebre u otros síntomas, sugiere un estudio que publica la revista 'Immunity'.

Sorprendentemente, la activación de la conocida proteína supresora de tumores p53 se asocia con una mejor protección contra la fiebre de la malaria, y el aumento de p53 en las células inmunes humanas y en los ratones da como resultado una disminución de la inflamación inducida por la malaria.

Los autores de la investigación creen que estos hallazgos podrían conducir a nuevas estrategias para amortiguar las respuestas inflamatorias nocivas asociadas con algunas infecciones e identificar a las personas que podrían estar en riesgo de tales respuestas.

"La malaria es causada por el parásito 'Plasmodium falciparum' y sigue siendo un asesino importante de niños en África --dice el autor principal del estudio Peter Crompton, del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas--. Nuestra comprensión limitada de cómo el sistema inmunitario humano controla la inflamación inducida por la malaria y el crecimiento de parásitos impide el desarrollo de vacunas y terapias complementarias para esta enfermedad devastadora".

La malaria es causada por parásitos que se transmiten a las personas a través de las picaduras de mosquitos infectados. En 2017, hubo aproximadamente 219 millones de casos de malaria en todo el mundo y 435,000 muertes por malaria. 'P. falciparum' es el parásito de la malaria más frecuente en África y es responsable de la mayoría de las muertes por malaria en todo el mundo.

En áreas de transmisión intensa, los niños que sobreviven los primeros cinco años de vida típicamente han adquirido inmunidad contra la malaria severa. Pero en individuos no inmunes, la malaria por 'P. falciparum' puede causar fiebre y progresar rápidamente a enfermedad grave y muerte si no se trata pronto.

El desarrollo de una vacuna segura y efectiva podría desempeñar un papel fundamental en los esfuerzos de eliminación de la malaria pero, aunque se están haciendo progresos, de momento una vacuna que produzca de manera segura una protección a largo plazo sigue siendo difícil de alcanzar.

La complejidad del parásito y la comprensión incompleta de los procesos críticos, como la protección inmune del huésped y la patogénesis de la enfermedad, obstaculizan los esfuerzos para desarrollar una vacuna.

Los medicamentos antipalúdicos, en combinación con los programas de control de mosquitos, han desempeñado un papel clave en el control de la malaria en áreas endémicas, lo que ha resultado en una reducción significativa del rango geográfico de la enfermedad de la malaria en todo el mundo.

Pero la aparición y propagación de parásitos resistentes a los medicamentos y mosquitos resistentes a los insecticidas han contribuido a la reaparición de la malaria, haciendo retroceder el reloj en los esfuerzos de control. La necesidad de nuevas estrategias para prevenir la infección y la enfermedad de la malaria se ha convertido en una prioridad crítica en la agenda global de investigación de la malaria.

Para obtener información sobre los factores del huésped que podrían proteger contra la enfermedad de la malaria, Crompton y el primer autor, Tuan Tran, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana, aplicaron un enfoque de biología de sistemas para estudiar a los niños que diferían en su capacidad para controlar el crecimiento de parásitos y la fiebre después de la infección por 'P. falciparum'.

Recogieron y analizaron muestras de sangre de niños malienses sanos y no infectados al momento de la inscripción antes de la temporada de malaria, durante las visitas quincenales programadas y en su primer episodio de malaria de la temporada siguiente.

Específicamente, los investigadores integraron la transcriptómica de sangre completa con el análisis de citometría de flujo de las células sanguíneas y los perfiles de citocinas y anticuerpos. Se centraron en niños de 6 a 11 años, la edad durante la cual la inmunidad contra la malaria comienza a adquirirse en esta región.

Durante la primera temporada de malaria, los investigadores identificaron tres resultados distintos de la infección por 'P. falciparum'. Veinte niños eran inmunes y no mostraban síntomas, 26 niños presentaban fiebre temprana en el momento de la infección y 34 niños experimentaban fiebre retrasada dos días o dos semanas después.

La protección contra los síntomas de la malaria se asoció con una firma previa a la infección de enriquecimiento de células B, actividad de plaquetas y monocitos, respuestas de células T auxiliares, incluidas respuestas proinflamatorias impulsadas por interferón y activación de p53. Además, el control del crecimiento del parásito se asoció con un aumento de la activación de los receptores de inmunoglobulina G y Fc antes de la infección.

Después de este análisis, los investigadores se dispusieron a investigar específicamente el papel de p53 en la malaria. Utilizando múltiples enfoques en el laboratorio, descubrieron que el aumento de p53 atenúa la inflamación inducida por la malaria en monocitos humanos y en un modelo de malaria en ratones, proporcionando evidencia de que la activación de p53 contribuye al control de la fiebre de la malaria.

Sin embargo, este estudio no prueba que p53 esté directamente involucrado en el control de la respuesta inflamatoria a la malaria en humanos. "Ha habido una extensa investigación sobre p53 en el contexto del cáncer, pero se sabe mucho menos sobre su papel en la respuesta inmune a las infecciones, particularmente en humanos", dice Crompton.

"Puede ser que la baja expresión de p53 en la sangre pueda servir como un marcador para individuos o poblaciones con mayor riesgo de inflamación dañina cuando se infectan con malaria u otros patógenos --añade--. O tal vez el aumento de las vías de p53 relevantes para controlar la inflamación podría reducir la gravedad".

Crompton señala que también será importante investigar si los hallazgos son generalizables a otras poblaciones humanas y otras enfermedades infecciosas, y potencialmente a enfermedades autoinmunes. "También será interesante investigar el nexo entre la modulación inducida por patógenos de la expresión de p53, particularmente en el contexto de infecciones crónicas o repetidas, y el riesgo de cáncer", concluye.

Contador

Lo más leído