16 de mayo de 2014

Los hombres retrasan hasta un año la visita al urólogo para solucionar la disfunción eréctil

VALENCIA, 16 May. (EUROPA PRESS) -

Los expertos del Servicio de Urología del Hospital de Manises han alertado de que pese a la mayor información y opciones de tratamiento que existe en la actualidad para la disfunción eréctil (conocida popularmente como impotencia) sigue siendo "un tema tabú" para los hombres, lo que puede hacerles retrasar entre un año y dos su visita al urólogo, según ha informado desde el centro sanitario.

Al respecto, el urólogo de Manises, el doctor Yoni Pallás, ha explicado que incluso en numerosas ocasiones se descubre el problema de forma tangencial, "por un comentario, el relato de otros síntomas asociados" o es la pareja que acompaña al paciente la que finalmente se decide a exponer abiertamente el tema. En la actualidad, 2,5 millones de españoles tienen disfunción eréctil y sólo un 12% se trata.

Pallás ha señalado que "vergüenza, culpabilidad y cierto componente cultural" están detrás de este retraso a consultar el problema. "A diferencia de las mujeres, los hombres relacionamos actividad sexual con erección y cuando esto no ocurre nos sentimos fracasados", aclara el urólogo de Manises.

Por ello, ha señalado que en algunos casos, y fundamentalmente en personas jóvenes, "la disfunción puede sobrevenir tras un episodio sexual 'fallido'". "Cuando detectamos que el origen de la impotencia puede ser psicológico es necesario iniciar terapias de apoyo psicológico y emocional para revertir el problema", ha indicado.

Además, según los expertos la falsa creencia popular de que es 'algo normal' con la edad, también es una afirmación muy repetida en consulta. "No por el hecho de cumplir años tenemos que asumir que tendremos impotencia. Un hombre sano y saludable no tiene por qué padecerla. Existen factores de riesgo asociados que hay que analizar y tratar", detalla el especialista.

De hecho, un porcentaje importante de los casos se soluciona únicamente con dieta, ejercicio y eliminación del hábito tabáquico ya que la impotencia puede ser el primer síntoma de un problema más grave coronario, hormonal o metabólico, destacan los expertos del centro hospitalario. Así, los expertos de Manises recalcan que la impotencia está ligada a riesgo de padecer un problema cardíaco en los siguientes años.

Por eso, el primer paso una vez se ha detectado este problema es realizar un estudio profundo de los factores de riesgo, "para valorar si detrás de la impotencia hay algo más", explica el doctor Pallás.

AMPLIA VARIEDAD DE TRATAMIENTOS

En la actualidad existen numerosas opciones de tratamiento para dar solución al problema de la impotencia. La primera opción pasa por un tratamiento farmacológico que potencie la erección. "Se trata de fármacos muy seguros siempre que se tomen con la supervisión y prescripción médica correspondiente y siguiendo las pautas establecidas por el especialista", recomienda el doctor Pallás.

La segunda línea de intervención es la aplicación de inyecciones intracavernosas sobre el pene. Una terapia más incómoda, por lo que sólo se da en pacientes que no pueden tomar la medicación porque está contraindicada. Por último, una tercera opción es la prótesis de pene. Una técnica a la que se someten entre un 10-15% de los pacientes que no responde a los fármacos.