15 de noviembre de 2019

Los hombres y las mujeres perciben de forma diferente su propia salud

Los hombres y las mujeres perciben de forma diferente su propia salud
Pareja de mayores en Canarias - CEDIDO POR PROMOTUR - ARCHIVO

MADRID, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un estudio de la Clínica Mayo, publicado en el 'American Journal of Health Behavior', investiga las diferencias en cómo los hombres y las mujeres perciben su propia salud y ha descubierto que la confianza en el mantenimiento de buenos hábitos de salud puede estar influenciada por el género.

Así, los hombres informaron niveles más altos de actividad física y una mayor confianza en su capacidad para mantenerse físicamente activos, según el estudio, que encuestó a 2.784 usuarios en el Centro de Vida Saludable Dan Abraham de la Clínica Mayo, un centro de bienestar para empleados. Hombres y mujeres tenían niveles comparables de confianza de que mantendrían una dieta saludable.

"Nuestros hallazgos sugieren que la confianza en el mantenimiento de los hábitos de salud puede estar influenciada por el género y también depende de qué hábito específico se evalúa: la actividad física, por ejemplo frente la dieta --explica Richa Sood, internista de la Clínica Mayo y coautora y diseñadora del estudio--. Esta es información importante a tener en cuenta al diseñar programas de bienestar, para maximizar su utilización e impacto en la salud y el bienestar de los empleados".

Para obtener más información sobre posibles factores específicos de género para la subutilización de los centros de bienestar de los empleados, los investigadores distribuyeron encuestas a 11.427 usuarios de centros de bienestar, de los cuales 2,784 respondieron con datos completos. De los encuestados, el 68% eran mujeres y la edad media era de 49 años.

La encuesta hizo preguntas sobre el estado de salud de los usuarios y las condiciones de salud seleccionadas, la confianza en mantener hábitos saludables y el nivel de estrés y las interacciones sociales. Hombres y mujeres informaron sobre niveles comparables de estrés y apoyo para una vida saludable, pero más hombres informaron tener hipertensión, diabetes, colesterol alto y consumo de tabaco que las mujeres. Sin embargo, no hubo diferencias significativas de género en la percepción de la salud personal.

"Nos sorprendió el hallazgo de que los hombres sentían que eran tan saludables como las mujeres a pesar de tener más problemas médicos", admite el Dr. Sood.

Las mujeres tenían niveles más bajos de actividad física autoinformada y una menor confianza en que mantendrían esa actividad. "Esta diferencia puede tener raíces culturales porque se ha demostrado que el género influye en la autoeficacia, particularmente para la actividad física --añade la experta--. Nuestro estudio muestra que la autoeficacia depende del dominio y no puede generalizarse como un rasgo específico de género. Pero comprender las diferencias de género entre los adultos que trabajan puede ayudar a optimizar los servicios de bienestar de los empleados".