10 de diciembre de 2019

¿Por qué hay tanto catarro en esta época?

¿Por qué hay tanto catarro en esta época?
Catarro, gripe y resfriado. Otoño. - GETTY//DIRIMA - ARCHIVO

MADRID, 10 Dic. (EDIZIONES) -

Los problemas de salud relacionados con la nariz, la boca, la garganta y los oídos son de los más frecuentes que padecen las personas. Es muy difícil que no hayamos pasado ninguno algún problema relacionado con estas partes del cuerpo, y al menos una vez al año.

Sobre todo es con el cambio de estación, y más con el paso del verano al otoño es cuando más aparecen, y debemos cambiar los abanicos para hacer frente al calorcito y al sol del verano por el frío y los pañuelos de mocos. Pero esto, ¿a qué se debe?

En una entrevista con Infosalus, la doctora Verónica Casado, mejor médico de familia de Europa en 2017 y de Iberoamérica en 2018, explica que son más frecuentes los resfriados en esta época del año porque hay muchos cambios bruscos de temperatura y de tiempo.

"Hay una diversidad de temperatura a lo largo del día muy importante, y pasamos por la mañana de bajas temperaturas, a que durante el mediodía haga más calor. Todos esos cambios térmicos repercuten en desajustes y en una baja inmunidad, lo que da generalmente lugar a los catarros", explica con motivo de la publicación de su libro 'Las reglas de la salud' (Espasa).

Desde la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SEMFYC) explican que el catarro o resfriado común se contagia de persona a persona por contacto con las gotitas de la tos o los estornudos, y también a través de las manos.

"Produce mocos, taponamiento nasal, dolor de cabeza, de garganta, lagrimeo, tos y fiebre no muy alta. Suele empezar por la nariz y, en ocasiones, puede bajar a los bronquios. Generalmente, a los pocos días se cura sin tratamiento. La tos, en ocasiones, puede persistir más tiempo. Es normal sufrir entre 2-5 resfriados al año, aunque los niños pequeños tienen más, sobre todo si van al colegio o a la guardería. Tienen mayor riesgo de padecer catarros las personas que están en contacto con niños pequeños, si fuman, o si padecen malnutrición, estrés, o de rinitis alérgica", remarca.

CONSEJOS PARA ALIVIAR LOS SÍNTOMAS DEL CATARRO

La doctora Casado, actual consejera de Salud de Castilla y León, remarca aquí que una de las medidas más eficaces para evitar infecciones es el lavarse las manos porque éstas son "las máximas portadoras de gérmenes".

Para ello, insiste en que hay que hacerlo de manera concienzuda, y durante más de 30 segundos por todas las zonas, tanto dorso, como palma, o entre los dedos, por ejemplo. "Hay que hacerlo con frecuencia bastante alta, hasta 15 veces al día según los estudios", aprecia la médico de familia.

En su libro subraya que el catarro o resfriado común, al tratarse de una infección leve de las vías respiratorias causada por un virus, no se debe tratar con antibióticos, ya que estos no resultan eficaces. "Tampoco hay vacunas, la de la gripe previene específicamente sobre esta enfermedad, pero no el resfriado", puntualiza la doctora.

Asimismo, advierte de que no se han demostrado ni que la vitamina C o plantas como la equinácea tengan ningún efecto a la hora de mantenernos a salvo del catarro, que puede estar provocado por más de 200 virus distintos.

Entre otros consejos prácticos, la doctora Casado ve conveniente descansar y evitar el frío, abrigarse bien contra el viento, por ejemplo, no saliendo de noche. Además de no fumar, ya que un resfriado, según puntualiza, puede ser un gran momento para dejar este hábito; ni tampoco hay que consumir alcohol durante la enfermedad.

El beber agua e infusiones puede ser útil a la hora de aliviar el dolor de garganta y la tos seca. Hacer vahos con vapor de agua, que ayudan a reblandecer los mocos, y ponerse a menudo suero fisiológico o agua con sal en la nariz pueden servir.

Para la irritación de la garganta, Casado sostiene que es recomendable chupar caramelos sin azúcar. "Evitar toser y carraspear si no es para expulsar mocos, porque al hacerlo se irrita la garganta y puede aumentar la tos. Son también muy irritantes los caramelos y los vahos de eucalipto", añade.

A su vez, utilizar pañuelos de un solo uso para evitar contagiar a los demás, junto con el lavado de manos, puede ser útil; así como toser o estornudar sobre la articulación del codo, además de ventilar a diario la casa, y si se tiene asma usar inhaladores.