Los hábitos saludables previenen el 80% de los casos de diabetes tipo 2

Los hábitos saludables previenen el 80% de los casos de diabetes tipo 2
13 de noviembre de 2018 IMEO - ARCHIVO

MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

El 80 por ciento de los casos de diabetes tipo 2 podrían evitarse con la adopción de hábitos de vida saludables, según se ha puesto de manifiesto en un acto organizado por la Federación Española de Diabetes (FED) con motivo de la celebración, este miércoles, del Día Mundial de la enfermedad, que este año lleva por lema 'Familia y Diabetes'.

"La diabetes es una patología crónica que afecta a los pacientes las 24 horas del día, los 365 días al año y en la que la familia juega un papel fundamental a la hora de acompañar al afectado desde el diagnóstico, hasta el tratamiento y la adopción de hábitos saludables", ha recordado el presidente de FEDE, Andoni Lorenzo.

Cada día se producen unos 1.100 debut de diabetes tipo 2 en España, lo que supone unos 400.000 nuevos casos cada año. Además, en torno a 2 millones están sin diagnosticar y cerca de 25.000 personas mueren cada año por causas, directas e indirectas, relacionadas con esta enfermedad que, tal y como ha advertido Lorenzo, es "muy cruel".

A todo ello se suma los resultados obtenidos en algunos estudios en los que se señala que un 41 por ciento de las personas con diabetes tipo 2 asegura no haber recibido ningún tipo de educación diabetológica, porcentaje que se eleva al 79 por ciento en el caso de los familiares.

"Estamos ante unas cifras dramáticas de incidencia en España que refleja serios fallos en la salud pública en España, entre los que destacan los elevados índices de obesidad y sobrepeso, la mala alimentación y el sedentarismo, todo ello factores que aumentan el riesgo de diabetes", ha apostillado el presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), José Luis Llisterri.

Del mismo modo se ha pronunciado la presidenta de la Sociedad Española de Diabetes (SED), Anna Novials, quien ha asegurado que hasta que la sociedad no esté concienciada de la importancia que tiene llevar hábitos de vida saludable las tasas de la enfermedad van a seguir aumentando. Por ello, ha abogado por aumentar los programas de prevención y fomentar la educación diabetológicas en las casas y colegios.

FOMENTAR EL PAPEL DE LA ATENCIÓN PRIMARIA

En este punto, la directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Pilar Aparicio, ha subrayado la importancia de prevenir tanto la aparición de nuevos casos como de las complicaciones una vez se padece la enfermedad. "La diabetes preocupa al Ministerio de Sanidad, organismo que trabaja para facilitar a los ciudadanos áreas de vida saludable, pero también es necesario que impulse y coordine a todos los actores y que promueva leyes que faciliten una alimentación saludable desde la infancia y la práctica de ejercicio físico", ha señalado Aparicio.

Dicho esto, ha destacado el papel de Atención Primaria en la prevención y detección precoz de la diabetes, si bien ha insistido en la necesidad de que la patología se aborde desde una perspectiva multidisciplinar. Al respecto, el presidente de FEDE ha propuesto la idea de solicitar una reunión con el Ministerio y todos los actores implicados en el manejo y abordaje de la diabetes como, por ejemplo, los médicos y enfermeros de familia, administraciones y asociaciones de pacientes.

"Debemos sentarnos en una mesa y ver cómo se puede mejorar la atención a los pacientes. Toca sentarnos con un folio en blanco porque sino seguiremos aumentando las cifras de afectados en España y, por ende, aumentando el gasto sanitario ya que el 70 por ciento corresponde a las complicaciones de las patologías crónicas, entre las que se encuentra la diabetes que afecta a 6 millones de personas en España", ha añadido Lorenzo.

Precisamente, con motivo del Día Mundial de la Diabetes, el presidente de FEDE ha leído un manifiesto, aprobado por representantes de asociaciones y pacientes durante el II Congreso Nacional de FEDE, en el que se pide apostar por la educación diabetológica, aumentar los recursos dedicados a la investigación en diabetes, garantizar la participación de los pacientes en la toma de decisiones, incrementar la formación continuada de los profesionales sanitarios, potenciar que las empresas sigan apostando por la innovación e investigación e instar a los médicos de comunicación a que informen en positivo y con rigurosidad en diabetes.