14 de agosto de 2009

Gripe.- CCOO recomienda a las empresas navarras que planifiquen un plan de actuación frente a la gripe A

El sindicato afirma que el protocolo debe tener "carácter transitorio" y tiene que ser "consensuado" con los trabajadores

PAMPLONA, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

CCOO de Navarra recomendó hoy a las empresas navarras que consensuen con los trabajadores un plan de actuación frente a la gripe A, ya que los centros de trabajo "deben estar preparados para hacer frente al posible impacto de la pandemia y prever los problemas organizativos que puedan derivarse".

La secretaria de Salud Laboral y Medio Ambiente de CCOO de Navarra, Carmen Sesma, expuso hoy en rueda de prensa que es aconsejable que las empresas pongan en marcha acciones con la doble finalidad de "asegurar su actividad y proteger la salud de los trabajadores". Sesma insistió en la importancia de "planificar las actuaciones para que lleguen a ser efectivas". Por ello, recomendó poner en marcha un plan para prevenir la transmisión de la enfermedad y contribuir a la contención de la pandemia.

Sesma recordó que el Ministerio de Sanidad y Política Social ha publicado una guía para que las empresas elaboren de este protocolo. Asimismo, llamó al Gobierno de Navarra a crear una Mesa de Trabajo con los agentes económicos y sociales para poner en marcha un "protocolo de actuación de referencia" y realizar un "seguimiento de la evolución de la enfermedad".

CCOO Navarra recomendó que el plan sea consensuado con los representantes de los trabajadores, para lo que es conveniente "crear un grupo de trabajo paritario para definir el plan, garantizar su ejecución y evaluar su eficacia". Además, el Servicio de Prevención de la empresa "asesorará en todo momento al grupo de trabajo", añadió.

Según Sesma, el plan tiene que abarcar a toda la plantilla de la empresa y a cualquier persona que pueda acudir al centro de trabajo (contratas, ETT, autónomos, visitas...). Asimismo, debe ser de carácter transitorio, vinculado a la situación de pandemia.

Por otro lado, propuso que la empresa deberá estimar el nivel de riesgo de los trabajadores a contraer la gripe A. En este sentido, explicó que existen cuatro niveles de riesgo (bajo, medio, alto y muy alto), en función de la exposición a la enfermedad derivada de la actividad laboral.

Además, el plan identificará a las personas especialmente sensibles a la gripe A en la empresa, "como las trabajadoras embarazadas o en periodo de lactancia o personas con patologías específicas", para las que se establecerán medidas concretas.

MEDIDAS HIGIÉNICAS Y ORGANIZATIVAS PREVENTIVAS

Por otro lado, Sesma afirmó que el plan deberá detallar pautas higiénicas para prevenir la propagación de la gripe en la empresa, unas medidas que serán tanto de carácter personal como relacionadas con el entorno de trabajo. Entre ellas, se encuentran las de "lavarse frecuentemente las manos con jabón y no compartir objetos personales, de higiene o aseo, como vasos, utensilios para comer o latas de refrescos".

Además, aconsejó limpiar frecuentemente las instalaciones con desinfectantes habituales, ventilar diariamente las instalaciones y espacios comunes, y lavar las toallas con agua caliente y detergente.

En cuanto a las medidas organizativas, Sesma consideró importante que la empresa identifique las tareas que puedan gestionarse desde el domicilio, como el teletrabajo; valorar la reducción de viajes de trabajo; negociar la implantación de turnos escalonados u horarios flexibles; y planificar cómo se organizará el trabajo en caso de que falte una parte importante de la plantilla por gripe A.

Además, CCOO señaló que es "fundamental" difundir información básica sobre la enfermedad y sobre el plan de actuación entre la plantilla. Para ello, se recomienda repartir material informativo sobre las medidas organizativas e higiénicas, así como colocar carteles recordando la necesidad de lavarse las manos frecuentemente o usar pañuelos de papel desechables.

NEGOCIACIÓN COLECTIVA

Finalmente, Sesma afirmó que la representación sindical debe participar en todo el proceso de elaboración e implantación del plan. A la hora de la negociación, recomendó tener en cuanta los permisos para los trabajadores por la atención a familiares o menores a su cargo enfermos de gripe A, así como negociar el modo de hacer llegar los partes de baja a la empresa en los plazos exigidos sin que la persona afectada tenga que personarse en la empresa.

Asimismo, aconsejó acordar cómo se va a informar a la representación legal de los trabajadores de los casos que se produzcan en el centro de trabajo y valoró que las jornadas perdidas durante la pandemia no deben computar como absentismo a efectos de cualquier sistema de incentivación pactado en la empresa. Además, en los puestos de trabajo expuestos de manera profesional al riesgo de contagio de la gripe A "se deberá negociar con las empresas y la Mutua el reconocimiento de las bajas como derivadas del trabajo (contingencias profesionales)", concluyó.