14 de septiembre de 2009

Gripe.- Asturias recomienda a los centros educativos que sigan abiertos "incluso en caso de absentismo masivo"

OVIEDO, 14 Sep. (EUROPA PRESS) -

La consejería de Salud del Principado de Asturias recomienda a los centros educativos que se mantengan abiertos en la medida de lo posible "incluso en caso de absentismo masivo", de tal forma que sean los padres quienes decidan si llevan o no a sus hijos a las instalaciones.

Así consta en el protocolo para los centros educativos que el Principado ha enviado a colegios y guarderías, bajo el título de 'Guía de actuaciones ante la gripe en centros educativos para el curso escolar 2009-2010'. La guía, a la que tuvo acceso Europa Press, ha sido elaborada para reforzar las medidas higiénicas que habitualmente se llevan a cabo en los centros educativos y dar a conocer las medidas de prevención y actuación que se deben poner en marcha en el centro escolar frente a la ocurrencia de casos de gripe, incluida la derivada del virus H1N1.

El protocolo, dentro de su apartado de organización de los centros, recuerdan que estos son un servicio esencial para la sociedad, por lo que deben permanecer al servicio de la comunidad, incluso en circunstancias de elevado absentismo. "Los padres pueden no enviar a sus hijos al centro educativo si creen prudente hacerlo así, pero éste debe mantenerse abierto y asegurar que los que asistan a él ocupen su tiempo en actividades provechosas", señala el protocolo.

Además, señala, la eficacia de las medidas de cierre de centros educativos para disminuir la difusión de enfermedades como la gripe "no está claramente establecida", ya que está limitada por la posibilidad de implementar la medida precozmente y por la capacidad de restringir los contactos entre los alumnos fuera del centro educativo.

El Gobierno regional dice, además, que el cierre de escuelas tiene efectos socialmente adversos, entre los que destaca "el potencial absentismo de los profesionales de servicios esenciales que sean padres de niños en edad escolar".

A pesar de todo, la guía señala que puede ocurrir que algunos centros se puedan ver obligados a interrumpir temporalmente su actividad docente habitual, como consecuencia del absentismo inducido por la gripe en profesores u otro personal. En esos casos, el Gobierno plantea diferentes posibilidades de reorganización de la actividad, manteniendo como prioridad la apertura del centro, incluso aunque se llegue a la suspensión temporal de las clases. En todo caso, las medidas de esa índole, incluido el cierre temporal del centro, serán adoptadas por la autoridad educativa, previa consulta con la Dirección General de Salud Público y Participación.

"Es conveniente involucrar a los profesionales de educación y a las asociación es de padres en el proceso, tanto de definición de alternativas como de toma de decisiones", añade el protocolo.