6 de mayo de 2014

El genetista Craig Venter tratará de desarrollar pulmones de cerdos compatibles genéticamente con los humanos

MADRID, 6 May. (Reuters/EP) -

El fundador de Synthetic Genomics y considerado 'padre' del genoma humano, J.Craig Venter, va a tratar de desarrollar pulmones de cerdo modificados genéticamente para que puedan ser compatibles con los humanos.

Este hecho, posible gracias al acuerdo de colaboración que mantiene con una filial de United Therapeutics, podría solucionar la urgente necesidad de trasplantes de órganos para personas con enfermedades pulmonares terminales.

En concreto, la alianza trata de avanzar en el esfuerzo de United Therapeutics para desarrollar órganos de repuesto que crezcan en cerdos genéticamente modificados, ya que se estima que unas 400.000 personas mueren al año en Estados Unidos por varias enfermedades pulmonares, y sólo 2.000 son salvados con un trasplante de pulmón.

En este sentido, los humanos, los cerdos y muchos otros mamíferos comparten alrededor del 90 por ciento de los genes. Por ello, el equipo de Venter pretende determinar qué aspectos del genoma porcino necesitan ser cambiados para que desarrollen pulmones compatibles con los humanos, evitando el rechazo que sucede incluso entre trasplantes de procedencia humana.

"Vamos a empezar con la generación de una nueva secuencia muy detallada del genoma del cerdo, y luego ver los detalles y compararlo con el humano. La meta es cambiar y rescribir donde sea necesario, usando nuestras herramientas genómicas sintéticas, en los genes de cerdo que parecen estar asociados con respuestas inmunes", ha comentado Venter, conocido también por crear la primera célula artificial en 2010.

En concreto, el equipo de Venter hará cambios en el genoma del cerdo y dará a United Therapeutics células modificadas, quien será la encargada de trasplantarlas a embriones de cerdo, creando así embriones con pulmones compatibles con el ser humano.

Si todo va bien, Venter cree que su equipo podrá obtener esas células en pocos años, aunque ha señalado que probar los órganos humanizados en ensayos clínicos para asegurarse de que son seguros llevará más tiempo. Si el equipo tiene éxito con los pulmones, los corazones y riñones de estos animales también podrían servir para un trasplante en humanos.