Garrapatas, esto es lo que debes saber

Garrapatas, esto es lo que debes saber
30 de julio de 2018 GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / IMV

MADRID, 30 Jul. (EDIZIONES) -

Con la llegada de las vacaciones estivales y las actividades en el exterior, sobre todo en el campo, aumentan las posibilidades de ser picados por una garrapata. Saber qué hacer para evitar sus picaduras y cómo actuar en caso que nos pique una garrapata es indispensable para que no se convierta en un problema-

Las garrapatas son ácaros parásitos que necesitan ingerir sangre para poder completar sus ciclos biológicos. Los humanos somos hospedadores accidentales y nos vemos afectados al interferir en sus hábitats naturales o cuando las garrapatas invaden nuestras casas por la proximidad de algunos animales.

La parte con la que se fijan a nuestra piel, la parte anterior, se parece a un arpón con varias hileras de dientes. No pueden saltar ni desplazarse a mucha distancia, por lo que necesitan que exista contacto para alcanzarnos.

Según explica el profesor Joaquim Castellà, miembro del departamento de Sanidad y Patología Animal de la facultad de Veterinaria de la Universidad Autónoma de Barcelona y asesor de OTC antimosquitos, en caso de encontrarnos con una garrapata fijada en la piel, no se debe pincharla, impregnar con aceite y vaselina o aplicar fuentes de calor, pues el estrés generado a la garrapata favorece la inoculación de los patógenos que transporta o que la infectan.

Tampoco es conveniente intentar aplastarla con las manos ya que algunos de los patógenos que transportan pueden infectar directamente a la persona a través de las mucosas. Lo ideal es lanzarla a través de un desagüe, pegarla con cinta adhesiva y tirarla a la basura, o bien ponerla dentro de una bola de algodón impregnada con alcohol.

También se recomienda evitar estirarse sobre la hierba en zonas de riesgo o infestadas, transitar por caminos y pistas evitando pasar entre las hierbas y arbustos, utilizar ropa de color clara (para que las garrapatas resalten más), así como ajustarla a las muñecas y a los tobillos.

La aplicación de repelentes puede hacer desistir a las garrapatas que al entrar en contacto con la sustancia opten por dejarse caer otra vez al suelo. En caso de ser picados, hay que extraerla lentamente cuanto antes utilizando pinzas de punta fina. Los días posteriores debemos estar pendientes si se produce alguna reacción para acudir al médico.

Si nos pica, hay que extraerla cuanto antes utilizando pinzas de punta fina y sujetándola por la parte anterior. Luego la extraeremos lentamente, asegurándonos de que no ha quedado nada dentro. Además, en los días sucesivos debemos estar pendientes de si se produce alguna reacción.

En caso de tener fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, fatiga, dolor muscular o la aparición de eritemas, escaras y exantemas en la piel se debe acudir al médico.